Una lesión isquiotibial se produce por tensión o estiramiento de uno de los músculos isquiotibiales, un grupo de tres músculos que se extienden a lo largo de la parte posterior del muslo. Puedes ser más propenso a sufrir una lesión isquiotibial si practicas deportes como fútbol, baloncesto, fútbol americano, tenis u otro similar que consista en correr velozmente, con detenciones y salidas bruscas. La lesión isquiotibial también puede producirse en los corredores y los bailarines. A menudo, lo único que necesitas para aliviar el dolor y la inflamación asociados con una lesión isquiotibial son medidas de cuidado personal, como descanso, hielo y analgésicos de venta libre. En ocasiones excepcionales, puedes necesitar cirugía para reparar un músculo o un tendón isquiotibial.
Síntomas

Causas

Factores de riesgo

Complicaciones
Retomar actividades extenuantes antes de que los músculos isquiotibiales hayan sanado completamente podría provocar la reaparición de una lesión.
Prevención

Diagnóstico

Tratamiento

Consultar con un médico
Las distensiones leves de tendón se pueden tratar en el hogar. Sin embargo, debes consultar con el médico si no puedes sostener peso sobre la pierna lesionada o si no puedes caminar más de cuatro pasos sin sentir un dolor considerable, dicho profesional te puede derivar a un médico especialista en medicina musculoesquelética, como algún especialista en medicina deportiva o cirugía ortopédica..