Perdía 2 a 0 contra Alemania en Dortmund, pero Scaloni movió el banco y terminó empatando 2 a 2.

Seamos sinceros. A la mayoría nos gustaba el equipo que Scaloni había anunciado para hacer frente al amistoso de esta tarde contra Alemania en Dortmund. Sin Messi (sigue suspendido) ni Agüero ni los jugadores de River y de Boca, era un equipo interesante. Ver en acción a Marchesín, sabiendo que en la carrera por el puesto de arquero corre detrás de Armani y Andrada, estaba bien. La defensa presentaba alguna incógnita respecto de Otamendi y Rojo como centrales, especialmente éste último porque no está jugando en su club, el United. Pero siempre que se puso la celeste y blanca rindió, así que había que confiar. Parecía una buena oportunidad para darle rodaje a Foyth en el lateral derecho y Tagliafico es número puesto en el izquierdo. En el medio Paredes y De Paul gustaron en la Copa América y hoy por hoy se pueden sentir titulares. Correa y Pereyra, uno por derecha y otro por izquierda, tenían que aprovechar la oportunidad que se les daba para mostrar su mejor versión. Y la dupla Dybala- Lautaro Martínez nos entusiasmaba con su frescura y poder de gol. Era un buen equipo en la previa.

Pero apenas empezó el partido comenzaron a verse los problemas. Alemania dejó venir a Argentina hasta tres cuartos de cancha para, una vez recuperada la pelota, salir en rápidos contraataques y llevar peligro al arco de Marchesín. El sector izquierdo de la defensa fue una tentación para los germanos. Jugaban a espaldas de Tagliafico y Rojo no alcanzaba a cubrir tanto espacio libre. Por ahí, en ocho minutos, Alemania convirtió dos goles. El primero a los 15´a través de Serge Gnabry que se anticipó a los centrales y con un toque cruzado al palo derecho venció a Marchesín. El segundo a los 23´, tras un intento de caño de Rojo en mitad de cancha que termina con los alemanes lanzados hacia el área argentina y los argentinos corriéndolos o tratando de cubrir espacios. Gnabry desborda otra vez por la izquierda de la defensa argentina (pareció estar en posición adelantada) y su centro es enviado a la red por Havertz. Dos a cero y aroma a goleada. Hay un tiro libre en el travesaño de Marchesín y un par de remates de los locales que se fueron apenas desviados. Está bien que también hubo un remate de media distancia de De Paul que rebotó en el palo derecho de ter Stegen, pero nadie se podía quejar si Alemania se hubiera ido al descanso con una ventaja mayor.

Alario festeja su gol. El ingreso del ex River fue fundamental para la remontada argentina

En el segundo tiempo vendría lo mejor que dejó este amistoso: la correcta lectura del partido por parte de Scaloni y sus ayudantes (se escuchó a Walter Samuel comentarle que veía al equipo muy “tibio”) y los cambios que se sucedieron. Rojo y Correa se quedaron en el vestuario, e ingresaron Ocampo y Acuña. Éste jugó casi de delantero sobre la banda izquierda y se convirtió en una pesadilla, tirando centros cada vez que se lo propuso. La selección defendió con tres jugadores (Foyth, Otamendi y Tagliafico) y lo hizo mejor que con cuatro, aunque Marchesín tuvo que intervenir en un par de ocasiones, demostrando por qué el cuerpo técnico confía tanto en él. Pero probablemente el cambio más determinante se produjo a los 17´, cuando Alario ingresó por el inexpresivo Dybala. Cuatro minutos más tarde, el ex River cabeceó un centro de Acuña y metió el descuento. Ese gol pareció darle más energías a nuestro seleccionado que empezó a generar situaciones de peligro como no lo había hecho antes. Paredes mostró toda su jerarquía manejando los tiempos y metiendo pases y pelotazos profundos con admirable precisión. Los alemanes empezaron a hacer cambios, pero no le encontraban la vuelta al partido. Hasta que a falta de cinco minutos para el final, Alario encara por el centro abriéndose hacia la izquierda buscando la posibilidad de rematar, pero le pasa la pelota a Ocampos que entraba mejor ubicado. El remate del debutante roza en un defensor y se le mete a ter Stegen sellando el 2 a 2. Merecido por lo hecho en el segundo tiempo.

Debutar en la selección y convertir el gol del empate frente a Alemania faltando 5 minutos. Toda la alegría de Lucas Ocampos

Un amistoso contra un rival de jerarquía que deja un primer tiempo de terror y un cambio a tiempo que posibilitó el empate. Algunos aprovecharon su oportunidad y otros siguen sin justificar sus convocatorias. Pero en este período de pruebas, todo le tiene que servir a Scaloni con miras a las eliminatorias para el mundial.

Alemania: M. ter Stegen; Can, Koch y Süle; Klostermann, Havertz (83´Rudy), Kimmich y Halstenberg; Brandt (66´Amiri) y Waldschmidt; Gnabry (72´Serdar). DT: Joachim Löw

Argentina: Marchesín; Foyth, Otamendi, Rojo (46´Acuña) y Tagliafico; De Paul (90+3 Guido Rodríguez) y Paredes; Correa (46´Ocampos), Dybala (62´Alario) y Pereyra (76´Saravia); Lisandro Martínez. DT: Lionel Scaloni