La adicción patológica a los juegos de azar, también llamada ludopatía, es el deseo irrefrenable de seguir apostando a pesar de los estragos que esto causa en tu vida. Apostar significa que estás dispuesto a arriesgar algo que valoras con la esperanza de recibir algo que tiene un valor aún mayor.
Las apuestas pueden estimular los sistemas cerebrales de recompensa al igual que las drogas o el alcohol, y causar adicción. Si tienes un problema de ludopatía, puedes hacer apuestas continuamente, ocultar tu comportamiento, consumir los ahorros, acumular deudas o, incluso, recurrir al robo o al fraude para sostener tu adicción.
La ludopatía es un trastorno grave que puede destruir vidas. Aunque el tratamiento de la ludopatía puede ser complejo, muchas personas que luchan contra este trastorno han encontrado ayuda a través del tratamiento profesional.
Síntomas

Los signos y síntomas de ludopatía incluyen los siguientes:
Estar preocupado por las apuestas, por ejemplo, planificar continuamente cómo ganar más dinero con las apuestas, Sentir necesidad de apostar sumas de dinero cada vez más altas para lograr la misma emoción, Intentar controlar, reducir o detener las apuestas sin éxito, Sentirte inquieto o irritable al intentar reducir las apuestas, apostar para escapar de los problemas o aliviar los sentimientos de desesperanza, culpa, ansiedad o depresión, intentar recuperar el dinero perdido con más apuestas (recuperación de las pérdidas), mentirles a los miembros de la familia o a otras personas para ocultar la magnitud de las apuestas, poner en peligro o perder relaciones importantes, un trabajo u oportunidades académicas o laborales debido a las apuestas, recurrir al robo o al fraude para recuperar el dinero de las apuestas, pedirles a otras personas que se hagan cargo de tus problemas económicos porque apostaste tu dinero, a diferencia de la mayoría de los apostadores ocasionales que se detienen cuando pierden o que establecen un límite para perder, las personas con ludopatía no pueden evitar seguir jugando para recuperar su dinero, un patrón que se vuelve cada vez más destructivo con el tiempo. Algunas personas con ludopatía pueden tener períodos de remisión en los que no apuestan o apuestan menos durante un tiempo. Sin embargo, sin tratamiento, la remisión generalmente no es permanente.

Causas
No se comprende bien qué lleva a una persona a apostar de manera compulsiva. Al igual que muchos problemas, el origen de la ludopatía puede ser una combinación de factores biológicos, genéticos y ambientales.
Factores de riesgo
Si bien la mayoría de las personas que juegan a las cartas o que apuestan nunca llegan a tener un problema con el juego y las apuestas, ciertos factores están más asociados a la ludopatía:
Trastornos de salud mental. – Edad (más frecuente en personas jóvenes y de mediana edad ). – Sexo ( más frecuente en hombres que en mujeres). – Influencia de familiares o amigos. – Ciertas características de la personalidad. ( Ser una persona muy competitiva, adicta al trabajo, impulsiva, inquieta o que se aburre fácilmente puede aumentar el riesgo de padecer ludopatía ).
Complicaciones

La adicción al juego puede tener consecuencias profundas y duraderas en tu vida, por ejemplo:
Problemas en las relaciones – Problemas económicos, como la bancarrota – Problemas legales o encarcelamiento – Mal desempeño laboral o pérdida del empleo – Mal estado de salud general – Suicidio, intentos de suicidio o pensamientos suicidas

Prevención
Aunque no se ha demostrado que exista una forma de prevenir la ludopatía, los programas educativos dirigidos a las personas y los grupos con mayor riesgo pueden resultar de utilidad.

Si tienes factores de riesgo de sufrir ludopatía, considera la posibilidad de evitar las apuestas de todo tipo, las personas que apuestan y los lugares donde estas se realizan. Busca tratamiento ante el primer signo de un problema para ayudar a evitar que la ludopatía empeore.

Diagnóstico
Si admites que puedes tener un problema de adicción a las apuestas, habla con tu médico de cabecera acerca de la posibilidad de someterte a una evaluación o busca la ayuda de un profesional de salud mental.
Para evaluar tu problema de adicción a las apuestas, probablemente el médico o el profesional de salud mental hará lo siguiente:
Te hará preguntas sobre tus hábitos en cuanto a las apuestas – Revisará tu información médica – Realizará una evaluación psiquiátrica
Tratamiento
El tratamiento de la ludopatía puede ser complejo. En parte, eso se debe a que la mayoría de las personas tienen dificultades para admitir que tienen un problema. Sin embargo, un componente importante del tratamiento es trabajar para reconocer que eres un ludópata.
Si tu familia o tu empleador te presionaron para que empieces terapia, tal vez te resistas al tratamiento. Sin embargo, el tratamiento de la ludopatía puede ayudarte a recuperar el sentido del control y, tal vez, a salvar una relación dañada o a sanear tus finanzas.
El tratamiento de la ludopatía puede incluir los siguientes enfoques:
Terapia – Medicamentos – Grupos de autoayuda
El tratamiento de la ludopatía puede incluir un programa ambulatorio, un programa de pacientes hospitalizados o uno de tratamiento residencial, en función de tus necesidades y recursos. El tratamiento para el abuso de sustancias, la depresión, la ansiedad o cualquier otro trastorno mental puede ser parte de tu plan de tratamiento para la ludopatía.
Estrategias de afrontamiento y apoyo
Estas estrategias de recuperación pueden ayudar a que te concentres en oponer resistencia a las necesidades que te produce la ludopatía:
Mantente enfocado en tu objetivo n.º 1: no apostar – Repítete a ti mismo que es muy riesgoso apostar (normalmente, una apuesta lleva a otra y a otra ) – Permítete pedir ayuda ( pídele a un familiar o a un amigo que te alienten a seguir tu plan de tratamiento ) – Reconoce y luego evita las situaciones que desencadenan tu necesidad de apostar.
Para los familiares de las personas que sufren ludopatía, la terapia psicológica puede ser beneficiosa, incluso si el ludópata no desea participar en ella.
Consulta con el médico
Si tomaste la decisión de buscar ayuda para la ludopatía, has dado un primer paso importante.