Diego Maradona dejó una impactante lista de bienes, contratos e inversiones.

Maradona se alzó con una fortuna incalculable, bienes, contratos e inversiones. Medios especializados hablan de una fortuna actual que rondaría los 75 y 100 millones de dólares. «Les digo a todos que no les voy a dejar nada, que voy a donarlo. Todo lo que corrí en mi vida lo voy a donar», decía Diego.

La cruda frase que Diego Maradona disparó en noviembre de 2019 abrió el debate por la herencia del 10, después de que su hija Giannina mostrara su preocupación por el estado de salud de su padre: «No se está muriendo porque su cuerpo lo decide, sí lo están matando por dentro sin que él se pueda dar cuenta«, había denunciado la joven en su momento.

Aquella declaración de Diego quedó deslegitimada por la «legitimidad de los herederos forzosos» del Código Civil, que garantiza que el cónyuge (matrimonio legal) y los hijos reciban una herencia por obligación. Ahora, con Diego fallecido, la situación volvió a ponerse en escena.

La otra cara de la moneda de la tristeza y la idolatría es la gigantesca herencia. Es una lista de bienes y contratos acordes con su leyenda. Y su fallecimiento dará inicio a una puja que tendrá como protagonistas principales a sus cinco hijos reconocidos: Dalma, Gianinna, Diego Jr., Dieguito Fernando y Jana. Todos ellos son herederos naturales del patrimonio del Diez.

Hijos reconocidos de Maradona

Maradona murió y tenía múltiples causas entrecruzadas con su expareja Claudia Villafañe, a quien denunció por evasión tributaria, estafa procesal y apropiación indebida de 458 objetos que fueron parte de sus pertenencias en su pasado como futbolista. 

Diego le reprochó a Claudia «su gestión en la administración y disposición de los bienes que le fuese confiada por un poder general, en la que no habría realizado la rendición de cuentas y puesto a disposición, de Maradona, de los fondos constituidos por el capital y la renta del patrimonio administrado». Gianinna y Dalma siempre defendieron a su madre ante el proceder de Maradona en la Justicia.

El patrimonio del «10» está compuesto por bienes personales (viviendas, autos y alhajas) que van desde Buenos Aires a Dubái, contratos e inversiones de gran valor entre la Argentina y diversas partes del mundo en las que vivió o trabajó. De acuerdo a la ley que protege a los herederos forzosos, los hijos deben recibir dos terceras partes de los bienes.

Su herencia empezó también a aparecer en escena, y en noviembre del año pasado, el propio Diego publicó un explosivo video en Instagram con una particular promesa: dejó a Dalma y Gianinna, las hijas que tuvo junto con Claudia Villafañe, afuera de su herencia, y prometió donar todos sus bienes.

Hijas de Diego Maradona

Esto generó discordia con sus hijas. Más allá de que continuó distanciado con Dalma, luego hubo acercamientos con Dalma y Gianinna. En su tierra natal, Maradona tiene la mítica propiedad de Segurola y Habana, y además un departamento extra. También cuenta con otra propiedad más moderna en Puerto Madero.

La casa de Rocío Oliva y su familia en Bella Vista fue adquirida por él y posteriormente cedida a su expareja. Tanto la casa en el barrio cerrado Campo de Roca, en Brandsen, como la del Tigre, donde murió, son alquiladas.

Maradona poseía cuatro automóviles en la Argentina, pero también le quedaron dos muy costosos en Dubai: un Rolls Royce Ghost, valuado en 300.000 euros, y un BMW i8, tasado en 145.000. A ninguno de los dos los llegó a vender antes de la disputa de la Copa Mundial de la FIFA de Rusia 2018, cuando dejó Dubai.

En esa época recibió muchos regalos costosisimos; habría que valuar uno por uno. Su lista de bienes se extiende hasta Bielorrusia, donde tuvo una fugaz experiencia como presidente honorario del Dínamo Brest. En este exótico destino le regalaron un anillo de brillantes valorado en 300.000 euros, que se transformó en una de las cábalas en su paso por Gimnasia y Esgrima de La Plata. 

También le obsequiaron una camioneta de lujo Overcomer Hunta, con chasis de fibra de vidrio y tanque de combustible de 100 litros, que puede navegar a razón de 8 kilómetros por hora. Ese activo está en Brest, donde a pesar de que Diego Maradona no ejerció su función, conservaron su lujoso presente.

Sus ingresos se multiplicaron aún más cuando el abogado Matías Morla se convirtió en su apoderado. Fue en esta última etapa que Diego firmó algunos contratos jugosos: con Konami (por el PES), con una marca de indumentaria deportiva, tiene escuelas de fútbol que llevan su nombre en China.

Posee inversiones en Cuba, entre ellas, un hotel y también en Italia, donde el nexo con sus negocios es Stefano Ceci, un fanático que viajó al Caribe para conocerlo y terminó transformándose en una persona vital de su círculo íntimo. Resulta muy difícil calcular con exactitud la fortuna de Diego Maradona que deja una herencia legendaria