Un Boeing 737-8 de Ucranian International Airlines (UIA) que viajaba de Teherán a Kiev cayó en medio del conflicto. Creen que fue por un desperfecto técnico

Luego de despegar del Aeropuerto Internacional Imán Jomeini, cerca de Teherán, un avión sufrió un fatal accidente en el que fallecieron 176 personas. La tragedia, además, sucedió en el medio del conflicto entre Irán y Estados Unidos. Las causas que se presumen hasta el momento sería por un desperfecto técnico: un incendio en el motor.

El avión Boeing 737-8 de Ucranian International Airlines (UIA) que realizaba el numero de vuelo PS752 y que tenía previsto volar de Teherán a Kiev colisionó contra el suelo hace apenas unas horas. La tragedia ocurrió tras algunos minutos de haber despegado

Desde el canal de televisión PressTV iraní, confirmaron que la aeronave ucraniana se estrelló en los alrededores de de Parand, una ciudad de la provincia de Teherán. Por su parte, Ali Khashani, el portavoz del Aeropuerto Internacional Imán Jomeini había adelantado que el accidente fue provocado por «dificultades técnicas».

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, también habló luego de la tragedia y confirmó que no había ningún sobreviviente. «Todos los pasajeros y la tripulación murieron», escribió el mandatario en la red social Facebook. Quien a su vez advirtió en contra de posibles especulaciones sobre el accidente. Por otro lado pidió que no se haga difusión «versiones no verificadas de la catástrofe».

«Estamos preparando un equipo para ayudar con la operación de búsqueda e investigar las causas del desastre», aseguró Oleksiy Honcharuk, el primer ministro de Ucrania. Y confirmó que en el avión viajaban 167 pasajeros y 9 miembros de la tripulación. Entre las víctimas fatales confirmadas por el canciller de Ucrania, Vadym Prystaiko, viajaban: 82 iraníes, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, 4 afganos, 3 alemanes y 3 británicos.