El legendario músico David Lebón cautivó al público del Movistar Arena el pasado 4 de mayo, convirtiendo el recinto en un lugar íntimo y especial, la cercanía entre el artista y su audiencia fue la clave de este espectáculo con momentos memorables.

El show comenzó con “No seas dura”, incluida en el recientemente lanzado HERENCIA LEBÓN 3. Le siguieron temas emblemáticos como “Cuánto tiempo más llevará” y “En la vereda del sol”, donde David desplegó todo su espíritu rockero.

Lebón hizo un viaje por canciones de distintas etapas de su carrera. Su pasión por el blues se reflejó en temas como “Esperando nacer” o en “Copado por el diablo”. Este último contó con la participación especial del guitarrista Alambre González, quien también se quedó para una gran versión del clásico “Mundo agradable”.

Entre los muchos talentos que compartieron el escenario con David Lebón se destacó la cantante Luz Gaggi, quien aportó su potente voz en “Frecuencia Modulada” y “Encuentro con el diablo”.
El espectáculo tuvo más colaboraciones especiales que llevaron la experiencia a otro nivel como la versión de “Pubis angelical” donde Lebón tocó la batería y estuvo acompañado por Palmo Addario y su pequeño hijo Carmelo Addario quien se lució al piano. Por su parte, Baltasar Comoto sumó su guitarra y su talento en “Despiértate nena” y “Noche de perros”.

Otro gran momento del show fue cuando David cantó “Blackbird”, demostrando su versatilidad y su profundo amor por la música de The Beatles. Es para resaltar la interpretación magistral de “Layla” de Eric Clapton, donde Luis Salinas (guitarra) y Cristian Judurcha (batería) se unieron a David en otro momento lleno de magia.


Durante la noche no faltaron “No llores por mí Argentina”, “Seminare”, “Puedo sentirlo”, una versión impecable de “Desarma y sangra” acompañado por violín, contrabajo y piano o el conmovedor cierre del show con el clásico “Nos veremos otra vez”. Varias de las canciones tuvieron la participación de Alex Musatov en violín, quien sumó su gran talento con arreglos majestuosos.

La banda que acompañó a Lebón estuvo integrada por Leandro Bulacio (dirección musical, piano y coros), Daniel Colombres (batería), Roberto Seitz (bajo y coros), Gustavo Lozano (guitarra y piano) y Daniel Ferrón (guitarra y coros).


Con su virtuosismo en la guitarra, su inconfundible voz y los solos que hipnotizaron a la audiencia, Lebón demostró por qué es un ícono del rock, llevando al público a través de momentos mágicos tanto con canciones propias como de otros autores.


En resumen, el show de David Lebón en el Movistar Arena no solo fue un concierto, fue una experiencia única que demostró por qué este legendario músico es patrimonio del rock. Su habilidad para hacer que cada persona en la audiencia se sienta como en casa es verdaderamente especial, logrando que cada uno encuentre su propio Mundo Agradable y su legado musical es parte de la historia, una herencia de gran valor que seguirá resonando en los corazones de muchas generaciones.

David Lebón dio un show inolvidable en Buenos Aires