Emmanuel Horvilleur, uno de los íconos más destacados del rock y pop argentino, dejó una marca imborrable con su reciente serie de tres shows “de colección” en Niceto Club.

Durante estas noches memorables, el artista ofreció a sus seguidores un viaje musical a través de su prolífica carrera solista, que abarca siete discos, y sorprendió con interpretaciones de clásicos de Illya Kuryaki and the Valderramas que no cantaba desde hace años.

Con una energía inigualable, una presencia escénica arrolladora y una puesta de lo más refinada, Horvilleur inició cada show con una selección de temas de su extensa discografía solista. Canciones de álbumes como “Música y Delirio”, “Mordisco”, “Amor en polvo”, “Pitada” y su más reciente trabajo, “Aqua Di Emma”, resonaron en el venue de la calle Niceto Vega, recibiendo una acalorada ovación. Temas como “Yo soy la disco”, “No como” y “Negra Monamour” fueron coreados a viva voz, demostrando la vigencia y el cariño del público por su música.

Pero la sorpresa de la noche llegó cuando Horvilleur decidió revivir algunos clásicos de Illya Kuryaki and the Valderramas, la legendaria banda que cofundó junto a Dante Spinetta. Para cada show hizo una particular selección: en la primera fecha tocó “Fabrico Cuero”, en la segunda “Galaxia” y en la tercera “Abismo”, haciendo un juego de varieté entre su público. Sin embargo, cada noche deleitó con el clásico “Abarajame” y el hit “Ula ula”. Estas interpretaciones fueron recibidas con euforia y nostalgia, transportando a los presentes a la época dorada de IKV.


Emmanuel Horvilleur no solo repasó su trayectoria con maestría a lo largo de dos horas de concierto, sino que también logró crear un puente entre generaciones, dejando en claro su impacto y relevancia en la música contemporánea. Estos tres shows en Niceto Club fueron una celebración de su carrera y un testimonio de su capacidad para reinventarse y seguir conquistando oídos y corazones.

Emmanuel Horvilleur y un recorrido por su discografía en tres noches sold out en Niceto