Con entradas agotadas y la emoción a flor de piel, TURF celebró la llegada de su icónico primer disco a las plataformas digitales y puso a bailar al Teatro Coliseo.

Durante más de horas, la banda ícono del rock nacional, recorrió el disco de punta a punta y en el orden original.

Fue sin dudas una fiesta para la banda y su público, una celebración a las canciones que los llevaron al máximo reconocimiento. Luego siguieron los clásicos del cancionero popular, “Loco un poco”, “Magia blanca” y “Yo no me quiero casar”, entre otros. Como invitado especial y para interpretar “Casanova” se hizo presente Mario Siperman, tecladista de Los Fabulosos Cadillacs, quién fue el productor del disco. También la banda contó con la participación de vientos (saxo, trombón y trompeta) complementando la formación original.

Párrafo aparte merece destacarse la gran performance de Joaquín Levinton, que con su carisma y picardía dió cátedra de showman una vez más. 

“Una pila de vida es un manual de nocturnidad sostenido por la celebración de la vida y la amistad” decía el programa de mano y así quedó demostrado en la noche del viernes 24 de mayo. Consagrándose una vez más, demostrando que es una de las bandas más populares y queridas de nuestro rock nacional, TURF volverá a celebrar “Una Pila De Vida” el 30 de agosto en Niceto Club.