El presidente Alberto Fernández se refirió sobre la negociación con el Fondo Monetario Internacional, entre otros temas.

El Presidente Alberto Fernández participó esta noche como invitado en el programa “Sobredosis de TV” que se emite por el canal C5N . Cuando fue consultado sobre la negociación por la deuda que mantiene el país con el FMI, contraída durante la gestión de Mauricio Macri, sostuvo que «tengo mucha confianza en que ella  (por Kristalina Georgieva, titular del FMI ) se dé cuenta que no le podemos hacer pagar más costos a los que ya han perdido todo, a ellos solo hay que volver a ponerlos en el escenario de la sociedad», dijo el mandatario y remarcó que No voy a hacer un ajuste que pague la gente”, subrayó el jefe de Estado.

Consultado sobre las manifestaciones que se han llevado adelante en los últimos días sobre temas como el no a la reforma Judicial o la expropiación de Vicentín, entre otras, criticó a quienes se manifestaron y señaló que siempre “15 días después crecieron los casos”. En ese sentido, el mandatario aclaró que todo el mundo “tiene derecho a criticar” pero dijo que la oposición “tiene que aprender a criticar en la pandemia”. “En la pandemia no se critica con manifestaciones. Prefiero que salgan a los balcones y golpeen las cacerolas”, aseguró.

En esa línea, volvió a criticar el ex presidente Mauricio Macri, quien celebró públicamente la importante convocatoria que tuvo la última movilización. “No me parece feliz que un presidente celebre la salida  a la calle de la gente en plena pandemia”, lamentó Fernández y señaló que en Alemania la canciller Angela Merkel mandó a “reprimir las marchas anticuarentena”.

Además, insistió en que Macri, al inicio de la pandemia, le recomendó que dejara morir a los que se tienen que morir”. “Él se dio por ofendido porque yo hablé sobre una charla que tuve con él. Yo no tengo ninguna necesidad de mentir. Solo lo escuché y di por terminada la charla”, dijo en C5N.

Por otro lado, volvió a manifestar sus reparos con las flexibilizaciones que impulsa el gobierno porteño. Y volvió a diferenciarse de Horacio Rodriguez Larreta al señalar  que las habilitaciones de locales gastronómicos lleva naturalmente a un “relajamiento” de las medidas de distanciamiento social.

Yo hubiera preferido esperar un poco más, Rodríguez Larreta me planteó una presión muy grande de los comerciantes”, dijo y señaló que “le han hecho creer a la gente que estando en la calle el riesgo no existe”. Y agregó: “El riesgo existe, es menor pero existe”.

Fernández reveló que la idea original del jefe de Gobierno era abrir alrededor de 8 mil bares y restaurantes. Sin embargo, contó que él  le pidió que habilite únicamente los que ya tienen habilitación para tener mesas en las calles, que son aproximadamente unos 2 mil.

Consultado sobre el proyecto de reforma judicial, Fernández aseguró que durante el gobierno macrista la Justicia “se puso al servicio del poder de turno para perseguir opositores y armar causas”.

También planteó que la oposición deberían “votar esta ley con las dos manos: es la garantía de que no les vamos a hacer lo que nos hicieron a nosotros”.