«Después de cuatro años el estado de la provincia de Macri y Vidal es de tierra arrasada», esgrimió Axel Kicillof, el nuevo gobernador electo de la Provincia de Buenos Aires ante una multitud que se acercó a saludarlo en el búnker en Chacarita del Frente de Todos. «Es una situación compleja», finalizo, «no podemos dejar de decirlo», «estamos ante el fracaso de un programa neoliberal y del fracaso de una forma de gobernar», señaló.

«Es una ocasión feliz, maravillosa», dijo emocionado Axel Kicillof, «es un triunfo categórico, como lo fue también a nivel nacional, por eso al lado mío está el presidente electo y la vicepresidenta electa en primera vuelta de la república Argentina», dijo entre aplausos.

«Quiero decir que hay muchísimos factores que seguramente explican lo que, hace algunos meses muy pocos preveían; pero lo que yo tengo es la convicción de que ha sido fundamental y crucial la unidad del campo popular, de todos estos dirigentes en la provincia de Buenos Aires», señaló Kicillof, una unidad que significa haber comprendido profundamente la necesidades que hay, pero ademas, de la unidad. Creo que otro factor central que hay que tener en cuenta es que lo que ganó fue la política, la movilización popular, la solidaridad, lo que ganó fue todo ese esfuerzo que se hizo a lo largo y a lo ancho de la provincia de Buenos Aires», anunció el nuevo gobernador, emocionado.