El exvicepresidente y exministro de Economía Amado Boudou que en 2018 fue condenado a prisión efectiva por corrupción en la causa Ciccone, se refirió al proceso judicial que enfrenta CFK.

El exvicepresidente y exministro de Economía Amado Boudou afirmó que “el aparato judicial, lo único que hace es convalidar lo que hace el aparato mediático”, a dos días de que se conozca el veredicto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa Vialidad.

Si es sentenciada, sería la primera vez que un vicemandatario en ejercicio es condenado por cargos de corrupción, ya que cuando fue juzgado y condenado Boudou, en 2018, ya había dejado la función pública.

En diálogo con FM Futurock, Boudou dijo que el martes próximo se asistirá al “final de un proceso judicial que, en realidad, es una parodia de un proceso judicial”, y agregó que lo llama así “porque ha ido al ritmo de los cronograma electorales, pero sobre todo probablemente sea la confirmación de una sentencia mediática”.

Boudou, que fue condenado a prisión efectiva por corrupción en la causa Ciccone y que ahora está en libertad condicional por haber completado dos terceras partes de la condena a 5 años y 10 meses que le fue impuesta en agosto de 2018, opinó en este sentido que “lo importante parece lo mediático, y el aparato judicial lo único que hace es convalidar lo que hace el aparato mediático”.

Entonces fue consultado sobre eventuales marchas de apoyo a Cristina Kirchner en esta semana, a lo que respondió: “Me gustaría participar en convocatorias que sean bien amplias, porque este tema atraviesa no solo a las fuerzas que integran el Frente para la Victoria, sino también a toda la sociedad y a la vida de la Argentina”.

El economista recalcó que está “a la expectativa de ver qué es lo que sucede, pero es una decisión del colectivo”. “Nunca es momento, y menos este en particular, para poner la cuestión del protagonismo por encima de tratar de tener un análisis colectivo de cómo tratar esta situación tan difícil”, añadió.

También habló del convencimiento en todos los actores del Frente de Todos (FdT) de la existencia del “lawfare” que “él denunció hace mucho”: “Siento que se va convalidando la interpretación de un fenómeno que tiene como objetivo final tener a la democracia amañada, condicionada”.

Por último contó qué le significó su experiencia de los dos años que pasó preso por una condena de la Justicia: “Lo viví como un momento de mirar mucho hacia adentro y usarlo para revisar qué pasa en nuestro país y en el mundo”.

El martes llegará a su final el juicio oral y público que duró tres años y medio y que tiene a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sentada en el banquillo de los acusados. En caso de ser condenada, la vicepresidenta podría recibir una pena de entre 5 y 8 años de prisión y quedar inhabilitada de manera perpetua para ocupar cargos públicos.

La expectativa está puesta en si la sentencia será solo por haber cometido fraude al Estado o si además se la considerará jefa de una asociación ilícita.