Luego de la disputa, que duró varios meses, la empresa que se encuentra bajo el Grupo De Narváez aceptó otorgar un bono extraordinario en cuotas a 477 trabajadores.

El conflicto se inició en noviembre del año pasado, cuando el Grupo De Narváez se hizo cargo de la empresa Walmart. En ese entonces, el Sindicato de Camioneros, encabezado por Pablo Moyano, exigió que se despidan 500 de los 718 empleados del centro de distribución, afiliados al sindicato, que se los indemnice y que luego se los re-contrate.

Esta práctica, empleada desde 1998, es conocida como la «ley Moyano» y se logró imponer en varias empresas desde entonces. Un dirigente del gremio explicó al medio Infobae: «Estas propuestas se generan cuando hay un traspaso de manos en una empresa o cuando se van del país compañías internacionales y viene un nuevo dueño del que no se conoce su solvencia ni sus antecedentes, entonces indemniza a los trabajadores y los vuelve a contratar porque se genera una incertidumbre terrible”.

Desde el Grupo De Narváez se rechazó automáticamente esta petición, alegando que solamente sería modificado el CUIT de la empresa y que la solicitud de Camioneros se trataba de “una práctica ilegítima, no prevista por ningún marco legal vigente, ni con la forma en que desarrollamos nuestra actividad en el país”.

Finalmente, Camioneros y Walmart llegaron a un acuerdo
Francisco De Narváez (Grupo De Narváez) – Pablo Moyano (Sindicato de Camioneros)

Por otro lado, desde Camioneros se decidió comenzar con una serie de medidas que interrumpía el trabajo diario de la empresa. Se comenzó a trabajar a reglamento, se bloqueba la circulación de los camiones y se presionaba a los conductores a que no distribuyan los productos. Estas acciones llevaron al desabastecimiento de algunas sucursales y pusieron en peligro un total de 10.000 puestos de trabajo.

Finalmente, y luego de varias conciliaciones fallidas, patrocinadas por el Ministerio de Trabajo, se llegó a un acuerdo el día de ayer, lunes. La empresa Walmart acordó pagar un bono extraordinario en hasta cinco cuotas a los 477 trabajadores. Los importes oscilarán entre $115.000 y un millón de pesos, según la antigüedad de los empleados. A pesar de que Camioneros no logró lo que estaba solicitando, el grupo empresarial desembolsará un total de $227.576.922 y se dará por concluido el conflicto.