Mauricio Macri (Juntos por el Cambio), Alberto Fernández (Frente de Todos), Juan José Gómez Centurión (Frente NOS), Roberto Lavagna (Consenso Federal) y Nicolás del Caño (Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad) presentan sus propuestas de campaña en una transmisión en vivo por la TV Pública.

En el mes de Noviembre del año pasado se sancionó la ley de la obligatoriedad del debate presidencial. El primer debate, que tiene lugar en el Paninfo de la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe) -donde se sancionó la última reforma de la Constitución Nacional- comenzó con duras palabras de Alberto Fernández contra Mauricio Macri: «En el anterior debate alguien mintió mucho, y es quien hoy quiere volver a ser presidente», señaló mientras apuntaba al candidato de Juntos por el Cambio con el dedo.

El primero de los ejes temáticos fue el de Relaciones Internacionales. «Cuando llegamos, la Argentina era uno de los países más aislados del mundo. Construimos relaciones de confianza con los líderes del mundo», señaló Macri. «Las relaciones internacionales no son sacarse fotos con los líderes; no entró un centavo de esas potencias. No alcanza con las fotos, ni con un G20», le respondió Fernández rápidamente. «Mauricio Macri es un lamebotas de Trump», señaló por su parte Del Caño. Todos los candidatos hicieron énfasis en la necesidad de recuperar la soberanía sobre las islas Malvinas, salvo Macri, que no se pronunció al respecto.

El debate se puso algo más candente cuando el eje temático viró a Economía y finanzas. «Macri llegó prometiendo pobreza cero, pero se va con 4 millones de personas más que cayeron bajo la línea de la pobreza. Los grandes bancos ganaron por mes el equivalente al salario de más de 600.000 trabajadores. Proponemos una banca estatal única manejada por las trabajadoras y los trabajadores. Hay que derogar todas las leyes y decretos que afectaron al nivel de vida de los jubilados en estos años. Hay que revertir todo lo que deja este gobierno», señaló Nicolás Del Caño. Gómez Centurión, por su parte, hizo énfasis en achicar el gasto fiscal y el gasto público y eliminar los impuestos a las ganancias. «Argentina es un país raro, tiene un sistema que destruye a la gente que vive adentro del país. Hay que cambiar el sistema por otro que usan otros países a los que les va bárbaro. El futuro de Argentina es el libre comercio con un Estado de impuestos razonables y costos laborales reducidos. Basta, Moyano, de currar con la justicia social», aportó Espert.

Cuando llegó el turno de Mauricio Macri, hizo énfasis en genrar acuerdos para tener una economía estable.»El esfuerzo no fue en vano, por más que no se sienta en el bolsillo estamos mejor. Me sorprende que ahora el Frente de Todos hable de corrupción, lo mejor que podemos hacer es decirle la verdad a la gente». Alberto Fernández salió inmediatamente al cruce: «Uno de los principales problemas de esta gestión fue la economía. Macri nunca entendió cómo funciona esto. Le sacó el dinero de los bolsillos a los trabajadores y jubilados. La Argentina es un país que consume el 70% de lo que produce y cuando uno afecta el consumo, genera pobreza. No le alcanzó con eso: construyó en poco tiempo una deuda increíble, del 38% del producto se pasó al 100%. Podemos cambiar, definitivamente. Tenemos que volver a generar consumo para que la economía vuelva a funcionar. Necesitamos dólares para pagar la deuda, señor Presidente. Vamos a terminar con la política de la imposición. El presidente no se enteró, pero nos hizo un daño enorme y poner en pie a la Argentina va a necesitar de la ayuda de todos. Yo no sé en qué país vive Macri, de los 39 millones de dólares que nos dio el Fondo se fugaron 30 mil. Se los llevaron sus amigos, presidente. Ya es hora de que deje de mentirnos«, señaló.