Rosalía, una de las delegadas de la toma de Guernica, relató la desesperación vivida durante el desalojo y denunció que la policía prendió fuego las casillas en donde vivían.

A las 6 de la mañana de este jueves 29 de octubre comenzó el desalojo en el terreno tomado en Guernica, luego de que el juez de Garantías de Cañuelas, Martín Miguel Rizzo, rechazara el pedido de una prórroga solicitada ayer por el gobierno provincial para el lunes 2 de noviembre, cuyo plazo de ejecución vencía este viernes.

Con más de 4000 efectivos de la Policía Bonaerense, Sergio Berni ministro de Seguridad de Axel Kicillof, llevó adelante el operativo mientras los vecinos resistían a piedrazos a los cientos de policías que llegaron al lugar y denunciaron que prendieron fuego las casillas que habían armado para habitar.

«¿Qué corazón tienen para sacarnos así? Estamos desesperados, es una situación muy difícil, el Gobierno no hace nada», reclamó Rosalía, una de las delegadas de la toma de Guernica, y afirmó que la Policía Bonaerense está «quemando las casillas» levantadas en el predio en medio del operativo de desalojo.

En diálogo con Radio Rivadavia, la mujer relató que la policía disparó «balas de goma» contra los ocupantes y gases lacrimógenos. «Están avanzando, avanzando, están quemando las casillas. Están actuando muy mal, se escuchan los tiros y la gente está corriendo por todos lados», relató Rosalía.

Otro de los casos es el de Carlos, quien llegó al lugar el pasado 23 de julio pasado, en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, con su pareja embarazada y otro hijo de un año y medio. En declaraciones al canal TN, relató que la policía le quemó la casa, sin siquiera permitirle sacar sus pertenencias.

«Quemaron todas las cosas: los documentos de mis hijos, de mi señora, todo. Ni siquiera me dejaron sacar mis cosas. Estoy en la calle con mis hijos». «Llegué porque ya no tenía lugar para vivir, ya no podía pagar alquiler. Estaba sin trabajo, haciendo changuitas para sobrevivir. Es muy triste, me duele mucho. La propia Policía prendió todo fuego, no me dejaron sacar ni mis cosas», insistió entre lágrimas.

Nicole, otra de las delegadas de la toma, detalló que hay «heridos y detenidos. Estamos afuera del predio, ya fuimos desalojados», agregó y denunció que la Policía Bonaerense tiró «balas de goma y gases lacrimógenos. Decidimos sacar a los niños de manera inmediata a la madrugada para llevarlos a un lugar seguro».

«Era horrible ver corriendo a los chicos», relató otra de las mujeres desalojadas y describió que sus hijos «estaba durmiendo, nos tiraron todo, los chicos llorando, no veíamos nada y ellos (los policías) avanzaron igual. No les importó nada”, finalizó la mujer.