Tras el escándalo de los vacunados VIP, el presidente Alberto Fernández aseguró que sintió «dolor» al exigirle la renuncia al ahora ex ministro de Salud, Ginés González García, pero consideró que «lo que hizo es imperdonable».

«Le exigí la renuncia con dolor a Ginés (González García) era un gran ministro. Y además lo quiero. Pero lo que hizo es imperdonable. La política es ética, tenemos que terminar con este tipo de prácticas, con la cultura argentina de la viveza, la picardía, el manejo de las influencias», sostuvo el presidente Alberto Fernández en diálogo con el diario Página 12.

«Yo no tolero cosas así. Ni hago cosas así. Manejo mi propio auto. Cuando no era funcionario y me ofrecían pasar al Salón VIP sin hacer cola, me negaba. Como presidente no puedo consentir que se concedan estos privilegios», insistió el jefe de Estado.

También remarcó que siempre pensó que cuando no estuviera Ginés González García su reemplazante sería Carla Vizzotti. «Es la continuidad de las muchas buenas políticas de Ginés”.

Está más activa. Se especializa en epidemiología, gran experticia en coronavirus. Tuvo actuación decisiva para conseguir la Sputnik V», indicó Fernández.

Recordemos que el pasado viernes cuando el periodista Horacio Verbitsky contó en su columna de radio El Destape que se había vacunado porque había llamado a su amigo Ginés y lo hizo en dependencias del ministerio de Salud nacional, la noticia causo un terremoto en el gobierno , ya que se conocieron más dirigentes y políticos que fueron vacunados de esta forma, lo que produjo la inmediata reacción del Presidente y le pidió la renuncia al hoy exministro de Salud Ginés Gonzaléz García y en su lugar ayer por la tarde asumió Carla Vizzotti.