El referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos Juan Grabois manifestó que le “hace ruido” la fortuna de la familia de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El joven líder social Juan Grabois sostuvo hoy que la familia Kirchner tiene “usos y costumbres de la burguesía argentina”, y declaró estar de acuerdo con la política de los berlineses, quienes sostenían la necesidad de poner a disposición las propiedades ociosas y especulativas “al servicio del pueblo”. a la vez que destacó que “la regeneración de la política implica necesariamente un voto de simplicidad de vida”.

También afirmó que : “No pienso que esté mal tener un patrimonio importante, pero los políticos que se admiran como (Ángela) Merkel o (Joe) Biden, tienen patrimonios superiores a los de Argentina y nadie los investiga demasiado”.

“Este tema no es un tema de la agenda de la gente, que está pensando en tener un techo, trabajo, salud, y no en estas cosas. Es parte del divorcio de la agenda de los políticos con la gente”, sostuvo

Es un tema del morbo de buscar siempre la parte oscura, la parte negativa. Hay una fascinación por lo sucio, que da da clicks, y audiencia, y lo otro no”, afirmó.

En la misma línea y vinculado con el conflicto de un sector de los mapuches en el sur del país, el líder social manifestó en Rock and Pop: “Acá no hay nada raro, hay 40 pueblos originarios reconocidos, mil 600 comunidades registradas en la Inai y entre todos no tiene ni la mitad de la tierra que tiene los Benetton, los Lewis, los Lázaro Baéz. Quiero que se distribuya la tierra, no me importa en qué partido político este”.

Por último y al ser consultado por la medida de congelamiento de precios, impulsada por el gobierno nacional, Grabois aseguró que se trata de una disposición temporaria “necesaria” y “útil” para frenar un espiral “que tiene que ver con situaciones especulativas”.

Es muy bueno el empoderamiento de la ciudadanía a través del control de precios para ver que se cumplan los convenios. Espero que el Gobierno la sostenga con firmeza, más allá de las presiones de los empresarios”, culminó.