El periodista fue condenado a seis meses de prisión en suspenso por lesiones leves dolosas agravadas contra su expareja.

En 2016, la expareja de Guillermo Pardini lo denunció por haberla «tomado violentamente del brazo a su pareja, la sacudió y la golpeó en su rostro con la mano abierta unas cinco o seis veces. Después, la arrojó al suelo y continuó golpeándola. Luego de esta escena, la denunciante fue hasta el baño. Pardini la siguió, la tomó del brazo con fuerza, la metió en la bañadera y abrió las canillas», tal como reza el fallo.

Fueron tenidos en cuenta para el fallo un informe de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en el que constaban una serie de lesiones en los brazos y piernas de la mujer. También una nota manuscrita por el agresor en el que se arrepentía por lo ocurrido y el testimonio de un vecino que escuchó gritos provenientes del departamento donde se encontraban Pardini y la denunciante.