Los sacerdotes forzaron a sus alumnos sordos e hipoacúsicos a abusos carnales.

Durante el día de hoy, se conocerá el tan esperado veredicto de los jueces del Tribunal Penal Colegiado, Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli contra dos sacerdotes y un jardinero que fueron acusados hace tres años de abusar sexualmente a chicos sordos e hipoacúsicos del instituto religioso Antonio Próvolo en la provincia de Mendoza. El caso tuvo repercusión mundial.

Las audiencias comenzaron hace alrededor de cuatro meses. Hoy se espera en el dictamen la presencia de víctimas, familiares, organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación locales e internacionales. La lectura del veredicto será a puertas cerradas, pero será trasmitida en vivo por Internet a través del canal del Poder Judicial de Mendoza.

Los acusados son los curas Horacio Corbacho Blanck, que está imputado por «abusos sexuales con y sin acceso carnal y corrupción de menores», y Nicola Corradi Soliman, por cinco hechos de «abuso sexual y corrupción de menores». Las acusaciones, además, están agravadas por el «carácter de ministro de culto y por ser los encargados de la guarda de los menores de 18 años». A pesar de que la defensa pidió la nulidad de las acusaciones y la absolución de los acusados, la Fiscalía pidió una condena de 45 años y los querellantes la pena máxima de 50 años. Al jardinero Armando Gómez, acusado de cuatro hechos de abuso sexual, le cabería una pena de 22 años y medio de prisión.

Los casos de abuso en el Instituto Próvolo de Luján de Cuyo se dieron a conocer en Noviembre de 2016 y provocaron la clausura del establecimiento. Los testimonios de los diez denunciantes involucran «insinuaciones, obligación de ver material pornográfico y tocamientos», «violaciones y ataques grupales» y «encubrimiento de los vejámenes y todo tipo de maltratos sufridos durante años». También se están investigando hechos similares en la sede de La Plata.