El diputado de La Libertad Avanza dijo que la venta de órganos es “un mercado más” y que las personas deberían poder “disponer sobre su cuerpo”.

Javier Milei sigue despertando polémica con sus afirmaciones. Primero dijo que estaba a favor de la portación de armas y ahora justificó la venta de órganos. ¿Qué dijo? Para el diputado “es un mercado más”.

Consultado por Jorge Lanata, quien en 2015 se sometió a un trasplante de riñón, el diputado nacional por La Libertad Avanza respaldó la comercialización de órganos. Ya no es noticia que Milei se mueve en pose electoral.

Con vistas a los comicios presidenciales del próximo año, el diputado nacional por La Libertad Avanza es protagonista de distintas entrevistas en las que da indicios de lo que serán sus propuestas de campaña, incluso abriendo polémicos debates en torno a la portación legal de armas y la privatización de las cárceles. Y hoy, en la misma línea, avaló la venta de órganos durante una extenso diálogo con el periodista Jorge Lanata, conocedor del tema.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

Milei dijo: “el problema es: ¿por qué todo lo tiene que estar regulando el Estado? Hay estudios hechos en Estados Unidos que demuestran que si vos dejaras esos mercados libres, funcionarían muchísimo mejor y tendrían menos problemas. Es una decisión de cada uno”, argumentó el economista libertario, durante la entrevista concedida a radio Mitre. A lo que agregó: “Mi primera propiedad es mi cuerpo. ¿Por qué no voy a poder disponer de mi cuerpo?”

“¿Acaso el Estado no dispone de mi cuerpo, cuando en realidad me roba más del 50% de lo que genero? O sea, hay un doble standard: para que el Estado me esclavice, entonces sí, pero si yo quiero disponer de una parte de mi cuerpo por el motivo que fuera, ¿cuál es el problema?”. Lanata, escuchó con atención la postura de Milei y acto seguido contó la experiencia personal que vivió mucho tiempo antes de someterse a la mencionada intervención quirúrgica.

Lo que Lanata vivió no va de acuerdo con lo que Milei opina. “Cuando empezó todo mi problema, un día me vienen a ver y me preguntan, ¿por qué no comprás un riñón en Bolivia? Y yo no puedo comprar un riñón. El problema de la discusión de los órganos me parece que no está en el hecho de la disponibilidad de la persona, sino que está en el hecho de tasar en dinero algo que es irremplazable”, planteó.

Firme en su postura, Milei insistió en que “si había un precio, alguien se lo puso”, además de sugerir que “la persona que está haciendo eso, probablemente haya algo que lo lleve a tomar esa decisión”. Y Lanata “la desesperación Javier, el hambre…”, interrumpió Lanata, dando muestra que la justificación de Milei no lo convencía del todo. Y Milei no se quedó callado: “Es una decisión del individuo. Es decir, ¿Quién soy yo para meterme con el cuerpo de otra persona?“.

“El que decidió venderte el órgano, ¿en que afectó la vida, la propiedad o la libertad de los demás? ¿Quién sos vos para determinar qué tiene que hacer él con su vida? Si es su vida, su cuerpo, su propiedad”. Milei ya sabe lo que es estar en el centro de la polémica. La semana pasada fue blanco de duras críticas por salir a respaldar la libre tenencia de armas en el país, horas después de que un adolescente de 18 años protagonizara una brutal masacre en una escuela de Texas, Estados Unidos.

Este lunes, además, el legislador libertario propuso la privatización de las cárceles nacionales y que los presos paguen por su estadía en los centros penitenciarios, lo que provocó opiniones de toda índole en el arco político nacional. El diputado anticipó que si llegara a ser Presidente su primer viaje sería a Israel, que sería su gran aliado junto con Estados Unidos. “No, no voy a impulsar relaciones con Estados asesinos y comunistas”, aclaró y descartó vínculos con China y Rusia.

De todos modos, hizo una salvedad respecto al sector agropecuario: “Si la soja es de los dueños del campo y yo no tengo campo, cómo me voy a meter en la propiedad del otro. Lo que quieran hacer es una cuestión de los privados, yo no tengo por qué meterme en eso. Si querés hacer negocios con chinos y rusos… Yo no los haría y desde el Estado no voy a utilizar los impuestos para obligar determinadas relaciones”.