La muerte del fiscal Alberto Nisman sigue siendo un interrogante para la Justicia, que investiga el caso desde el 18 de enero de 2015. La AMIA pide a la Justicia que se maneje con imparcialidad.

Hoy se cumplen seis años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, que tuvo lugar el 18 de enero de 2015 en la torre Le Parc del barrio porteño de Puerto Madero. La causa de la muerte sigue siendo una incógnita para la Justicia, que maneja diversas hipótesis al respecto.

En este nuevo aniversario, AMIA enfatizó en que la muerte del fiscal es investigada como un homicidio directamente relacionado con la tarea que desempeñaba en la investigación del atentado contra la sede israelita que tuvo lugar en el año 1994. Además, reclamaron a la Justicia argentina que actúe con «celeridad y de manera imparcial» en el caso. «Es inaceptable para el devenir institucional de cualquier país democrático que el paso del tiempo consolide la impunidad de las causas judiciales y que las sospechas, las dudas y las especulaciones se instalen y entorpezcan el camino hacia la Verdad«, señalaron las autoridades de AMIA en un comunicado.

El cuerpo sin vida de Alberto Nisman fue encontrado por su madre, Sara Garfunkel, en el baño de la casa del fiscal. La misteriosa muerte se produjo un día antes de su presentación ante el Congreso nacional a propósito de su denuncia contra la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, su canciller Héctor Timerman y otros funcionarios por supuesto encubrimiento a los acusados iraníes de haber realizado el atentado a la sede de AMIA.

La denuncia de Nisman se basaba en un supuesto pacto secreto con Irán que habría incluido un intercambio comercial de granos argentinos por petróleo y el pedido del Gobierno argentino a Interpol para que diera de baja las alertas rojas contra los acusados iraníes. La tarde de su muerte, Nisman recibió de manos de Diego Lagomarsino, con quien compartía una cuenta bancaria en Estados Unidos, la pistola con la que se efectuó el disparo mortal en la cabeza.

«Estoy recontra convencido de que Nisman se suicidó«, aseguró Lagomarsino en diálogo con Radio Rivadavia. «Digo que Nisman se suicidó basándome en el expediente, me baso en pruebas. Buscamos la verdad y encontramos que de homicidio no hay nadaNisman era un gran mentiroso, nos mintió a muchos«, reiteró el técnico informático, quien se encuentra imputado en la causa. Tras no encontrar pruebas contundentes en su contra, sin embargo, el juez federal Julián Ercolini decidió que ya no llevará la pulsera electrónica para ser monitoreado.

«En un año no se pudo resolver el tema de los espías dando vueltas por Puerto Madero, se les escapa la tortuga. Hay que investigar a todos y a todo. Gendarmería hizo un peritaje delirantes«, agregó Lagomarsino sobre el único peritaje que sostuvo la hipótesis del asesinato.