La decisión se tomó antes de la feria judicial debido a que los delitos ya estaban prescriptos

EL hecho ocurrió en 2001, tras la brutal represión llevada a cabo por Gobierno de Fernando De la Rúa. El mes pasado el juez federal Claudio Bonadio sobreseyó a los policías que fueron acusados de reprimir a las Madres de Plaza de Mayo en las protestas realizadas en 2001.

Fue antes de la feria judicial el diciembre cuando se determinó el fallo que sostiene que los delitos de los policías habían prescripto. El fiscal Franco Picardi fue quien apeló la resolución.

Los cinco efectivos investigado, miembros de la policía montada son: Ernesto Sergio Weber, Fernando Héctor Villegas, José Luis González, Luis Oscar Rodríguez y Ramón Feliciano Vargas. La investigación llevada a cabo, se basa en imágenes y archivos televisivos que demuestran las «vejaciones» llevadas a cabo por los efectivos.

En el año 2018 recién se pudieron identificar a los responsables de la represión a las Madres en 2001. El fiscal además alegó en la resolución que ese mismo día una unidad del Cuerpo de Operaciones Federales de la PFA avanzó contra «las personas que se encontraban manifestando en la Plaza de Mayo. Habiendo mostrado en su proceder dicha unidad policial un comportamiento de violencia física excesivo. Causante de distintas lesiones y vejaciones en las personas afectadas».

Ese mismo día del 2001 el comisario Francisco Santos Miglino ordenó a los manifestantes que abandonen la plaza. La orden no fue escuchada, luego de algunos minutos como cuenta el fiscal en el pedido de procesamiento, los «policías montados a caballo aparecieron en el lugar. Y comenzaron a perseguir y golpear a todo aquel que se encontraba en el lugar llevando adelante una brutal represión».

Por otro lado luego del fallo, Picardi sostiene que los delitos cometidos no tienen prescripción por la gravedad institucional de los hechos. En tanto señaló que había policías inculpados que siguieron en sus funciones, lo que conlleva la suspensión de los plazos de prescripción.