250 trabajadores reclamaban por su fuente de trabajo y fueron ferozmente golpeados por la Policía  y les dispararon con balas de goma.

El gobierno de la provincia de Buenos Aires dispuso desafectar a los policías que reprimieron esta tarde a frigoríficos en el frigorífico Penta, ubicado en el partido de Quilmes.

La medida se llevó a cabo a través de la Auditoria General de Asuntos Internos dependiente del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni. La Policía había dispersado a los empleados que se manifestaban en el marco de la cuarentena donde habían ido a reclamar por su trabajo. 

Hasta el lugar fue en persona el titular de la cartera de Seguridad provincial Sergio Berni, quien se remarcó que la policía «no tenían orden de reprimir porque los trabajadores están reclamando su quincena y no se cumplió lo que ordenamos».

Durante la represión uno de los trabajadores manifestó que «Somos trabajadores y no están atacando con balas de goma. Queremos cobrar nuestros sueldos. El dueño de la empresa no acata la conciliación obligatoria. No nos quiere pagar nada».

Desde el Municipio que dirige Mayra Mendoza, no se hicieron cargo de lo sucedido y se expresaron a través de un comunicado