El resfriado común es una infección viral de tu nariz y garganta (vías respiratorias altas). Por lo general es inofensivo, aunque podría no sentirse como tal. Muchos tipos de virus pueden causar un resfriado común. Los niños menores de seis años tienen un riesgo mayor de contraer un resfriado, pero los adultos sanos también pueden esperar dos o tres resfriados al año. La mayoría de las personas se recuperan de un resfriado común en una semana o 10 días. Los síntomas pueden durar más en las personas que fuman. Si los síntomas no mejoran, consulta a tu médico.
Síntomas
Los síntomas de un resfriado común generalmente aparecen de uno a tres días posteriores a la exposición al virus que causa el resfriado. Los signos y síntomas, que pueden variar dependiendo de cada persona, podrían incluir:

La secreción de tu nariz podría volverse más espesa y de color amarillo o verde durante el resfriado común. Esto no es un indicador de una infección bacteriana.

Causas

El virus del resfriado entra a tu cuerpo a través de tu boca, ojos o nariz. El virus se puede propagar a través de gotas en el aire cuando alguien que está enfermo tose, estornuda o habla.
También se propaga por el contacto de manos con alguien que ha tenido un resfriado o al compartir objetos contaminados, como utensilios, toallas, juguetes o teléfonos. Si te tocas los ojos, la nariz o la boca después de dicho contacto o exposición, es posible que contraigas un resfriado.

Factores de riesgo
Estos factores pueden aumentar tus posibilidades de contraer un resfriado:
Edad ( Los niños menores de seis años tienen un mayor riesgo de contraer un resfriado) – Un sistema inmunitario débilLa época del año (otoño e invierno) – FumarExposición (Si estás rodeado de muchas personas es posible que estés expuesto al virus)
Complicaciones
Infección aguda del oído (otitis media) – Asma – Sinusitis aguda – Otras infecciones secundarias
Prevención

No hay una vacuna para el resfriado común, pero puedes tomar precauciones con sentido común para reducir la propagación de los virus del resfriado:
Lávate las manos – Desinfecta tus cosas – Utiliza pañuelos – No compartas – Aléjate de los resfriados – Cuídate ( Comer bien, hacer ejercicio y dormir lo suficiente, además de controlar el estrés puede ayudarte a mantener lejos los resfriados)

Diagnóstico
La mayoría de las personas con un resfriado común pueden ser diagnosticadas por sus signos y síntomas. Si tu médico sospecha que tienes una infección bacteriana u otra enfermedad, podría ordenar una radiografía o distintas pruebas para excluir otras causas de tus síntomas.
Tratamiento
No hay una cura para el resfriado común. Los antibióticos no son útiles en contra de los virus del resfriado común y no deben utilizarse a menos de que se trate de una infección bacteriana. El tratamiento está dirigido a aliviar los signos y síntomas, los remedios contra el resfriado usados comúnmente incluyen:
Analgésicos – Atomizadores para descongestionar la nariz – Jarabes para la tos
Como cuidarte

Para sentirte lo mejor posible cuando estás resfriado, intenta:
Tomar muchos líquidos – Comer sopa de pollo – Descansar – Ajustar la temperatura y la humedad en tu habitación – Aliviar tu garganta – Usar gotas nasales de solución salina
En lactantes, succiona cuidadosamente las fosas nasales con una jeringa de bulbo (introduce la jeringa de bulbo aproximadamente de 1/4 a 1/2 pulgada, o unos 6 a 12 milímetros) después de aplicar las gotas de solución salina.

Cuándo consultar a un médico
Para adultos — busca atención médica si tienes:
Fiebre mayor a (38.5° C) – Fiebre que dure cinco días o más o que regresa después de un periodo sin fiebre – Dificultad para respirar – Jadeos – Dolor intenso de garganta, cabeza o senos paranasales
Para niños — en general, no es necesario que tu hijo vea a un médico por un resfriado común. Sin embargo, busca atención médica de inmediato si tu hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:
Fiebre de (38° C) en recién nacidos de hasta 12 semanas – Fiebre alta o que dura más de dos días en niños de cualquier edad – Síntomas que empeoran o no mejoran – Síntomas graves, como dolor de cabeza o tos – Jadeos – Dolor de oído – Irritabilidad extrema – Somnolencia inusual – Falta de apetito