Venció 2 a 0 a Patronato en el Monumental con dos goles de Rafael Santos Borré.

River se enfrentaba a Patronato en la tarde de hoy por la 9na fecha de la Superliga luego de la gran victoria obtenida el martes contra Boca en el partido de ida por la semifinal de la Copa Libertadores. Había dos posibilidades: la primera era que el millonario se encontrara algo “distraído” luego de haber jugado tan bien un partido de tanta importancia. La otra era que siguiera con la “inercia” de ese triunfo y despachara a Patronato continuando con ese fútbol de movilidad y combinaciones que le dio la alegría en el superclásico.

Y la verdad es que hubo algo de esas dos situaciones en el partido de esta tarde. Por lo pronto la formación del equipo de Gallardo fue la misma que contra Boca con la única variante de Paulo Díaz por Pinola en la defensa. Por jerarquía y presencia, era lógico que desde el inicio tomara la iniciativa. Y así lo entendió Patronato, que le cedió la pelota y esperó ordenadamente cerca de su área para tratar de salir rápidamente en contraataque. Durante el primer tiempo River dispuso del control del juego y de las mejores situaciones, pero no llegó al gol por fallas en las definiciones o alguna buena intervención del arquero Ibañez. El equipo de Mario Sciaqua apenas había generado una situación a través de un cabezazo de Marín luego de una jugada con pelota parada, pero se iba al descanso con lo que había ido a buscar al Monumental: su arco en cero.

Nacho Fernández hace funcionar al River de Gallardo con inteligencia

Todo cambió en la segunda etapa. Y si queremos ser más precisos, en una ráfaga. Porque a los 14´una rápida jugada deriva en el desborde de Matías Suárez, en una posición casi calcada del segundo gol de River a Boca el martes pasado, cuyo centro atrás rasante encuentra a Rafael Santos Borré solo de frente al arco para que defina y abra el marcador. El martes había sido Nacho Fernández anticipando a la defensa de Boca. Hoy el colombiano no tuvo necesidad de adelantarse a ningún defensor y solo tuvo que esperar a que la pelota le llegara para convertir. Dos minutos más tarde, Nacho Fernández combinó con Matías Suárez, éste habilitó rápidamente de taco a De la Cruz que puso un pase profundo para Borré. Ya en el área, el delantero no dudó ante la salida de Ibañez y puso el segundo tanto. Así de rápido, en dos minutos, River liquidó el partido. Porque la poca reacción de Patronato no solo fue controlada con tranquilidad por River, sino que a partir de imponerse en el resultado empezó a mostrar lo mejor de su juego asociado, con triangulaciones y combinaciones rápidas que merecieron algún gol más.

En dos minutos, el equipo de Gallardo liquidó el partido y se puso tercero en la Superliga. Si pensamos que continúa en competencia por Copa Argentina y que tiene adentro medio pase a la final de la Libertadores, parece que estamos ante un River de un apetito insaciable.

River Plate: Armani; Montiel, Díaz, Martínez Quarta y Casco; Enzo Pérez; Nacho Fernández (73´Carrascal), Palacios y De la Cruz; Matías Suárez (66´Scocco) y Rafael Santos Borré (72´Pratto): DT: Marcelo Gallardo

Patronato: Ibáñez; Marín, Federico Mancinelli, Escudero y Aruga; Compagnucci (80´Franzoni), Chicco (68´Lucas Mancinelli), Lemos y Uribarri; Ávalos (72´Barreto) y Tarragona. DT: Mario Sciaqua.