Los cálculos vesicales son masas duras de minerales que se encuentran en la vejiga.

Se desarrollan cuando los minerales en la orina concentrada se cristalizan y forman cálculos. Esto suele suceder cuando tienes problemas para vaciar completamente la vejiga.
Los cálculos vesicales pequeños pueden pasar sin tratamiento, pero a veces necesitan medicamentos o cirugía. Si no se tratan, los cálculos vesicales pueden provocar infecciones y otras complicaciones.

Síntomas
calculos vesicales
Algunas veces, los cálculos en la vejiga, incluso los grandes, no causan problemas. Pero si un cálculo irrita la pared de la vejiga o bloquea el flujo de orina, los signos y síntomas pueden incluir los siguientes:
Dolor en la parte baja del abdomen – Dolor al orinar – Necesidad de orinar a menudo – Dificultad para orinar o interrupción del flujo de orina – Sangre en la orina – Orina turbia o de un color oscuro anormal
Causas

Los cálculos vesicales se pueden desarrollar cuando la vejiga no se vacía completamente. Esto hace que la orina se convierta en orina concentrada, tras lo cual puede cristalizarse y formar cálculos.
Algunas infecciones pueden conducir a la formación de cálculos vesicales y, a veces, una afección de fondo que afecta la capacidad de la vejiga para retener, almacenar o eliminar la orina puede dar lugar a la formación de dichos cálculos. Cualquier material extraño presente en la vejiga tiende a causar cálculos vesicales.
Las afecciones más frecuentes que causan cálculos vesicales son las siguientes:
Agrandamiento de la glándula prostática – Nervios dañados
Otras causas posibles de cálculos vesicales incluyen lo siguiente:
Inflamación – Dispositivos médicos – Cálculos renales

Factores de riesgo
calculos vesicales
Los hombres, especialmente los mayores de 50 años, tienen más probabilidades de padecer cálculos en la vejiga.
Estas son las condiciones que pueden aumentar el riesgo de tener cálculos en la vejiga:
Una obstrucción – Lesión a los nervios
Es posible que se presente daño nervioso y una afección que cause la obstrucción de la salida de la vejiga. El hecho de tenerlos juntos aumenta aún más el riesgo de padecer cálculos.
Complicaciones

Los cálculos en la vejiga que no se eliminan, incluso los que no causan síntomas, pueden causar complicaciones, como las siguientes:
Problemas crónicos de la vejiga – Infecciones de las vías urinarias

Prevención

Los cálculos vesicales generalmente son causados por una afección de fondo que es difícil de prevenir, pero puedes disminuir las probabilidades de tener cálculos vesicales si sigues estos consejos:
Habla con el médico acerca de síntomas urinarios inusuales – Bebe mucho líquido

Diagnóstico
calculos vesicales
El diagnóstico de los cálculos vesicales puede implicar:
Una exploración física – Un análisis de orina – Tomografía computarizada – Ecografía – Radiografías – Análisis de orina – Cistoscopia
Tratamiento

Beber mucha agua puede ayudar a que una piedra pequeña pase naturalmente. Sin embargo, debido a que los cálculos vesicales a menudo se debe a la dificultad para vaciar la vejiga por completo, el agua adicional puede no ser suficiente para hacer que el cálculo pase.
La mayoría de las veces, deberán sacarte los cálculos. Hay algunas maneras de hacer esto.
Eliminación de los cálculos – Eliminación quirúrgica
Si los cálculos vesicales son el resultado de una obstrucción de la salida de la vejiga o de un agrandamiento de la próstata, estos problemas deben tratarse al mismo tiempo que los cálculos vesicales, generalmente con cirugía.

Consulta al médico

Si tienes signos y síntomas de cálculos en la vejiga, es probable que primero veas a tu médico de cabecera. Luego, pueden remitirte a un médico que se especialice en el tratamiento de trastornos del tracto urinario (urólogo).