El tétanos es una enfermedad grave causada por una toxina bacteriana que afecta el sistema nervioso y produce contracciones musculares dolorosas, especialmente en la mandíbula y los músculos del cuello.

El tétanos puede interferir con la capacidad para respirar y puede poner en riesgo la vida. El tétanos es comúnmente conocido como «trismo».
Gracias a la vacuna antitetánica, los casos de tétanos son poco frecuentes en los Estados Unidos y otras partes del mundo desarrollado. Pero la enfermedad sigue siendo una amenaza para aquellos que no tienen todas las vacunas. Es más frecuente en los países en vías de desarrollo.
No hay una cura para el tétanos. El tratamiento se centra en controlar las complicaciones hasta que los efectos de la toxina del tétanos se vayan.

Síntomas

Tétanos (Trismo)
Los signos y síntomas del tétanos aparecen en cualquier momento, desde unos pocos días hasta varias semanas después de que las bacterias del tétanos ingresen al cuerpo a través de una herida. El período promedio de incubación es de siete a diez días.
Algunos signos y síntomas frecuentes del tétanos son:
Espasmos y rigidez de los músculos de la mandíbula (trismo) – Rigidez de los músculos del cuello – Dificultad al tragar – Rigidez de los músculos abdominales – Dolorosos espasmos en el cuerpo que duran varios minutos, generalmente provocados por acontecimientos menores, como corrientes de aire, ruidos fuertes, contacto físico o la luz

Otros posibles signos y síntomas comprenden:
Fiebre – Sudoración – Presión arterial elevada – Frecuencia cardíaca acelerada

Causas

El tétanos es causado por una toxina producida por esporas de bacterias, Clostridium tetani, que se encuentra en la tierra, el polvo y las heces de animales. Cuando las esporas entran en una herida profunda, se convierten en bacterias que pueden producir una poderosa toxina, la tetanospasmina. La toxina afecta los nervios que controlan los músculos (neuronas motoras). La toxina puede causar espasmos y rigidez muscular, los principales signos y síntomas del tétanos.
Casi todos los casos de tétanos ocurren en personas que nunca han sido vacunadas o en adultos que no están al día con las vacunas de refuerzo cada 10 años. No se puede contraer el tétanos de una persona que lo tiene.

Factores de riesgo

Tétanos (Trismo)
Lo siguiente aumenta tu probabilidad de contraer tétanos:
No vacunarte o mantenerte al día con las vacunas de refuerzo contra el tétanos – Una lesión que permita que las esporas del tétanos ingresen en la herida – Un cuerpo extraño, como una uña o astilla
Los casos de tétanos se desarrollan de lo siguiente:
Heridas punzantes, incluso de astillas, perforaciones en el cuerpo, tatuajes e inyección de drogas – Heridas de arma – Fracturas abiertas – Quemaduras – Heridas quirúrgicas – Consumo de drogas inyectables – Picaduras de animales o insectos – Úlceras en pies infectados – Infecciones dentales – Muñones umbilicales infectados en recién nacidos de madres vacunadas inadecuadamente

Complicaciones

Una vez que la toxina del tétanos se une a las terminaciones nerviosas es imposible eliminarla. Para una recuperación total de una infección de tétanos es necesario el desarrollo de nuevas terminaciones nerviosas, lo que puede tardar varios meses.
Entre las complicaciones de la infección de tétanos se incluyen:
Fracturas – Obstrucción de una arteria pulmonar (embolia pulmonar) – Muerte

Prevención

Tétanos (Trismo)
Puedes prevenir el tétanos fácilmente aplicándote una vacuna.
Serie de vacunas principales
En general, la vacuna contra el tétanos se da a niños como parte de la vacuna antidiftérica, antitetánica y contra la tos ferina acelular (DTaP). Esta vacuna proporciona protección contra tres enfermedades: infección respiratoria y de la garganta (difteria), tos ferina (pertussis) y tétanos.
La vacuna DTaP es una serie de cinco inyecciones que, por lo general, se administran en el brazo o el muslo, a niños de las siguientes edades:
2 meses – 4 meses – 6 meses – 15 a 18 meses – 4 a 6 años – El refuerzo
El refuerzo de la vacuna contra el tétanos suele administrarse en combinación con el refuerzo de la vacuna contra la difteria (Td). En 2005, se aprobó una vacuna contra el tétanos, la difteria y la tos ferina (Tdap) en adolescentes y adultos menores de 65 años para garantizar una protección continua contra la tos ferina.
Se recomienda que los adolescentes reciban una dosis de Tdap, preferiblemente entre las edades de 11 y 12 años, y un refuerzo de Td cada 10 años a partir de entonces. Si nunca has recibido una dosis de Tdap, sustitúyela por tu próxima dosis de refuerzo de Td y luego continúa con los refuerzos de Td.
Si viajas al exterior, en especial a un país en vías desarrollo donde el tétanos podría ser frecuente, asegúrate de tener las vacunas al día.
Para mantenerte al día con todas las vacunas, pídele al médico que revise tu estado de vacunación con regularidad.
Si no te vacunaste contra el tétanos en la infancia, consúltale al médico para recibir la vacuna Tdap.

Diagnóstico

Tétanos (Trismo)
Los médicos diagnostican el tétanos mediante una exploración física, la historia clínica y de inmunización, y los signos y síntomas de espasmos musculares, rigidez y dolor. Los análisis de laboratorio no suelen ser útiles para el diagnóstico del tétanos.

Tratamiento

No hay una cura para el tétanos – Cuidado de la herida – Medicamentos – Antitoxina – antitetánica – Antibióticos – Vacuna – Sedantes – Otros medicamentos
Terapias de respaldo
Si tienes una infección grave de tétanos, lo más probable es que debas permanecer en un entorno de cuidados intensivos. Dado que los sedantes pueden inhibir la respiración, es posible que necesites un respirador temporalmente.

Estilo de vida

Heridas punzantes u otros cortes profundos, mordidas de animales o heridas sucias te generan un mayor riesgo de contraer una infección por tétanos. Obtén atención médica si la herida es profunda y está sucia y si no estás seguro de cuándo te vacunaste por última vez. Deja abiertas las heridas sucias para evitar contraer bacterias y con una venda.
Es posible que el médico necesite limpiar la herida, recetarte un antibiótico o darte un refuerzo de la vacuna antitetánica. Si te has vacunado antes, tu cuerpo rápidamente debería crear los anticuerpos necesarios para protegerte contra el tétanos.
Si tienes una herida leve, estos pasos te ayudarán a evitar el tétanos:
Control del sangrado – Mantén limpia la herida – Uso de antibióticos – Determinados componentes de algunos ungüentos pueden causar una erupción cutánea leve en algunas personas – Cubre la herida – Cambia el apósito

Consultar con un médico

Consulta con tu médico para obtener un refuerzo de la vacuna antitetánica si no lo recibiste en los últimos 10 años o tienes una herida sucia o profunda y no recibiste un refuerzo de la vacuna en cinco años. Si no estás seguro de cuándo recibiste el último refuerzo, date uno. Si tu herida es grave o tú o tu hijo tienen síntomas de infección por tétanos, busca atención de urgencia.