A los 39 años debutó en la Euroliga con su nuevo equipo Olimpia Milano.

Parece no tener fecha de vencimiento. El pensaba que el mundial sería lo último que le daba al básquet. Sin embargo su actuación fue tan buena, que le empezaron a llegar ofertas y pedidos de que no se retirara (admitió que esa era su intención de no clasificar a los Juegos Olímpicos).

Todo fue vertiginoso. El domingo anunció que el Olimpia Milano sería su club para la temporada 2019/20, el lunes viajó y el jueves debutó en Alemania contra el Bayern Munich. Perdió 78 a 64, pero fue titular y figura de su equipo con 17 puntos, 6 rebotes, 2 robos y 1 asistencia en 28 minutos

Luis Scola en su debut en la Euroliga frente al Bayern Munich

Ahora cambió su juego. Tira de 3 … y emboca, sin perder la eficacia de su tiro cercano al aro y sin perder la capacidad de anotar con la marca encima.

Para Scola es una gran oportunidad de mantenerse en ritmo de competencia importante con miras a su próximo objetivo: los Juegos Olímpicos de Tokio con la Selección Nacional. Son 34 fechas de la etapa regular que terminarán en abril del año próximo. Una preparación con minutos en cancha que le darán el rodaje necesario para llegar en la mejor forma.