Sergio Berni, ministro de Seguridad de Kicillof, dijo que no podrá garantizar el operativo para el desalojo del predio de Guernica, que estaba previsto para el jueves próximo

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, manifestó que no podrá cumplir al menos hasta fin de mes con la orden de desalojo del predio usurpado en la localidad de Guernica por falta de recursos. La orden judicial para desocupar el terreno de 100 hectáreas tiene fecha de inicio para el jueves próximo.

En declaraciones televisivas, Berni detalló: «no puedo encontrar cuatro cuatriciclos que funcionen. No tengo un colectivo para trasladar a la policía». Le falta logística para concretar la orden judicial. Dijo que necesita al menos 3000 hombres para hacer cumplir con el desalojo, y que el impacto por el coronavirus se siente entre las fuerzas.

El funcionario se mostró especialmente interesado por evitar un enfrentamiento: allí están apostados 2700 jóvenes, niñas y niños. La inmensa mayoría de sus padres declararon haber quedado empobrecidos y desocupados durante la cuarentena.

«Los paliativos del Estado son completamente insuficientes para afrontar los gastos de todos los días. Esta situación nos empujó a salir a buscar un lugar para vivir porque ya no pudimos pagar alquiler o porque vivíamos hacinados y hacinadas en casas muy chiquitas que empeoran la situación de los contagios«, manifestaron algunos ocupantes.

«Somos gente de trabajo, jóvenes, adultos y adultas que queremos tener una vivienda para despertarnos a la mañana y poder dormir a la noche sin pensar todo el tiempo que nos vamos a tener que ir porque no podemos pagar el alquiler», sostienen los militantes del Movimiento Teresa Rodríguez.

Representantes de algunos de esos grupos, como el Polo Obrero, fueron los primeros en marchar por la aparición con vida de Facundo Astudillo Castro. Y los primeros en exigir la renuncia del ministro de Seguridad, Sergio Berni, ante el hallazgo del cuerpo sin vida del joven de 22 años.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, también busca eludir un desalojo violento: los sectores de izquierda acusan de violento y encubridor a Sergio Berni.