Hoy comenzaron a aplicarse los controles más exhaustivos en el aeropuerto Internacional de Ezeiza en los vuelos que llegan directo desde Italia.

El nuevo protocolo, coordinado con la Organización Mundial de la Salud , implica los siguientes pasos: primero el vuelo avisa al aeropuerto en caso de tener pasajeros infectados o sospechosos de estarlo, luego el avión aterriza en el puesto 18, donde se dispusieron salas especiales preparadas junto con agentes de sanidad de fronteras. Ahí se analiza a la persona y también a los pasajeros que iban sentados a su alrededor. Después, en caso de ser necesario, se traslada al paciente al hospital de Ezeiza. Al resto de los pasajeros se les entrega una declaración jurada sobre su salud que deben completar, para que informen cómo se sienten.

La noticia de los cambios de control en Ezeiza fue confirmada ayer por el ministro de Salud, Ginés González García, quien aseguró: «Italia tiene doce vuelos directos. Por eso indagaremos a los pasajeros. Vamos a realizarles un control y les vamos a hacer firmar una declaración jurada de que no tienen síntomas».

De acuerdo con lo publicado por la agencia Télam, apuntó que se está actuando «según el código internacional» y que estuvieron «toda la mañana conversando con Europa». «Vamos a cambiar el protocolo, vamos a practicar un protocolo distinto».

Asimismo agregó: » La idea de que sean las propias personas quienes digan si tienen síntomas, es fundamental. Italia hizo una inversión extraordinaria, dos millones de personas pasaron por los sensores de temperatura, pero el sensor es inespecífico. Realmente no hay nada mejor que la autorreferencia. Con los vuelos de Italia vamos a hacer una indagación personal».