Con un comunicado oficial, desde la institución aseguraron que no pusieron a disposición las instalaciones del club para despedir al ladrón que fue baleado por un jubilado

Durante la tarde del miércoles se realizó un particular cortejo fúnebre para despedir los restos de Franco «Piolo» Moreyra, el joven de 26 años que ingresó a robar junto a otros cuatro delincuentes a la casa de un jubilado y fue asesinado por el hombre. A la despedida asistieron familiares, hinchas e integrantes de la barra brava del club Quilmes.

En medio del traslado de los restos del fallecido al cementerio, la caravana de autos se detuvo en la puerta del Estadio Centenario del Cervecero.

Luego de esta situación, desde el club se emitió un comunicado oficial en el que se declaró que sus instalaciones no fueron puestas a disposición para dicha ceremonia:

«Ante los hechos de público conocimiento que han tomado relevancia en las últimas horas, ya sea en los medios periodísticos locales como nacionales, nos vemos en la obligación de aclarar que las instalaciones de nuestro club no fueron puestas a disposición de ningún socio y/o persona alguna. El Estadio Centenario continúa siendo utilizado como base operativa del Ejército Argentino y centro de acopio y distribución de donaciones. Exclusivamente a ese único fin», dice parte del mensaje difundido en redes sociales por la institución.

club