De las veinticuatro personas fallecidas durante los incendios, tres eran bomberos

A pesar del alivio de la lluvia, el arrasador fuego continúa en Australia y está dejando un gran número de víctimas fatales, entre personas y animales. Según comentan los expertos tras meses de fuego en el país, los daños en materia de flora y fauna son irreparables. Los números arrojan que desde que comenzó el incendio murieron 24 personas, 3 de ellas eran bomberos. Por otro lado, hay 480 millones de animales muertos y aún 69 focos de fuego que no fueron contenidos.

Los incendios se adelantaron a la época de sequía y comenzaron en septiembre, pero su punto más alto comenzó algunas semanas atrás. Sumado a los focos sin controlar también hay una gran contaminación del aire por el humo de los mismos. En algunas ciudades el ambiente se volvió completamente naranja, en otras el humo cubrió completamente las calles. En Sydney por ejemplo la calidad del aire superaba once veces el nivel «peligroso».

De las personas fallecidas, 18 eran de Nueva Gales del Sur, cerca de Canberra, la capital del país. Ese es el foco en el cual el incendio fue debastador. Entre tanto 3 personas más murieron en Victoria y otras 3 en Australia del Sur. Por otro lado, hay dos personas que continúan desaparecidas.

Además los daños en materia de medioambiente arrojan que se quemaron 6 millones de hectáreas en todos estados del país. Se estima que se quemaron 3.6 millones de hectáreas y por otro lado 1300 viviendas fueron destruidas por el fuego. Scott Morrison, el primer ministro de Australia, anunció que se destinará $1390 millones de dólares para reconstrucción.