Luis Novaresio fue invitado por la DAIA a una charla virtual en la que narró situaciones personales de discriminación.

El periodista Luis Novaresio fue invitado por la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) a una charla para hablar sobre la discriminación, el antisemitismo, la violencia social y el bullying. El encuentro fue virtual y participaron alrededor de 300 personas.

Entrevistado por Víctor Garelik, Novaresio habló de todo, contó experiencias personales de su infancia con amigos judíos, del desprecio que recibió por ser homosexual y de cómo ve estos tiempos de intolerancia en la Argentina. Se refirió, al principio, a cómo son los perfiles de las personas en las distintas redes sociales en Twitter, Facebook e Instagram. En este sentido, el periodista aseguró: «el insulto califica al insultante, no al insultado«

En la entrevista, Novaresio manifestó: «El colectivo gay sigue siendo discriminado y hay una discriminación sutil hacia los viejos. El antisemitismo, el racismo, la discriminación por orientación sexual, son los más potentes que yo veo. Y para poder poder erradicar esas costumbres primero hay que hacerlo público y contarlo».

«La comunidad judía nos ha enseñado a muchos esta convicción de denunciar y seguir y seguir. Yo durante años padecí y sufrí esta discriminación por mi orientación sexual, creyendo que no tenía que hacer público lo que había elegido«, prosiguió el periodista.

«Y la verdad, me di cuenta hace poco que fue un error. Cuando ocupás el lugar que ocupás tenés una cuota de responsabilidad. Uno tiene que asumir que con su historia personal tiene que ayudar a otros a que se sientan menos solos o que se animen o se sientan acompañados y que no se dejen pisotear por esta discriminación», agregó.

Luego, Novaresio relató una experiencia personal. «Cuando yo nadaba, la mamá de un compañero me regaló una estrella de David. Y yo era la minoría en ese grupo. Y me acuerdo que viajando a Santa Fe escuche por primera vez el judío de mierda en un micro. Me acuerdo perfectamente, tenía 11 o 12 años. El papá que nos acompañaba no reaccionó. Me sentí herido».

Por último, el periodista se refirió a la discriminación que sufrió por su elección sexual: «un amigo mío militante de LGTB me dijo ‘está todo muy bien en esto de salir del clóset. Te van a felicitar, pero bancátela porque en algún momento te van decir puto de mierda. Y me ha pasado, obviamente. No hay que acostumbrarse. El negro de tal, el judío de tal, lamentablemente sigue existiendo y hay que denunciarlo y combatirlo. El que te dice puto de mierda o judio de mierda habla de él. El insulto califica al insultante y no a vos», finalizó Novaresio.