Máximo Kirchner tiene una deuda fiscal correspondiente a impuestos no pagados durante casi cuatro años. Podrá abonarlos con las rentas de sus propiedades embargadas.

La AFIP aceptó una moratoria para que Máximo Kirchner salde impuestos impagos desde hace casi cuatro años. Después que el Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) -a cargo de los casos Hotesur y Los Sauces- decidió que las deudas impositivas que acumuló el condominio que administra las propiedades de la herencia de Néstor Kirchner sean afrontadas por la intervención.

El 26 de octubre el organismo recaudador determinó su ingreso al plan de facilidades y el diputado saldará en 96 cuotas de $19.840 cada una la deuda generada por un conjunto de impuestos de las propiedades que heredó de su padre y que no administra por decisión de la Justicia desde 2016. Su patrimonio de $292 millones se encuentra embargado, pero Máximo igual deberá pagar el impuesto a las grandes fortunas que él mismo impulsó.

El «Condominio Máximo y Florencia Kirchner» administra 25 propiedades correspondientes a la sucesión de bienes de Néstor Kirchner. Después de que en marzo de 2016 Cristina Kirchner cedió su patrimonio a sus hijos, el diputado nacional quedó como dueño del 50% del condominio.

Como titular de la mitad de cada uno de los bienes que conforman el condominio, Máximo tiene obligaciones tributarias correspondientes al impuesto sobre los Bienes Personales.

¿Cuánto adeuda Máximo Kirchner? Según su abogado defensor, al 31 de agosto de 2020, debía en concepto de Impuesto sobre Bienes Personales en los períodos fiscales 2016, 2017, 2018 y 2019 la suma de $3.031.079,22, con intereses incluidos. A eso debe sumarse la deuda por el Impuesto a las Ganancias de Personas Humanas, por $ 1.046.520,88. Son $4.077.599 en total.

Máximo decidió acogerse a una moratoria fiscal, la cual permite regularizar deudas en concepto de impuesto a las Ganancias y a los Bienes Personales. Pero requirió que las cuotas no sean cubiertas con su salario como Diputado Nacional, sino con los fondos percibidos por el condominio.

La falta de cancelación de las deudas reclamadas «puede traer aparejado la subasta de los bienes del condominio» señaló el Tribunal, que remarcó que, si bien Máximo Kirchner cuenta con ingresos por su cargo en el poder legislativo, «no puede afirmarse que éstos sean suficientes como para hacer frente a su manutención y al pago de las cuotas de la moratoria general impositiva a la que pretende adherirse».

Con su fortuna completamente embargada, ya que está procesado por lavado de dinero en dos expedientes, Kirchner deberá pagar también el impuesto a las grandes fortunas que se trata en el Congreso, ya que declaró tener 292 millones de pesos. En un año, sus bienes crecieron casi un 50%.