Luego de publicar su cuarto libro “Basta de amores de mierda”, el Pela Romero va por más y se prepara para hacer un “Gran Rex” en diciembre.

Gonzalo “el Pela” Romero es músico primero, luego escritor, y “licenciado en cosas”, como se autoproclama en redes sociales. Afirma que lo que hace cada vez que sube al escenario. Ofrece un unipersonal y no, como muchos confunden, un espectáculo de stand up. “Lo que yo hago tiene humor pero la idea principal es que la gente se vuelva a su casa con un mensaje”. Su obra se basa en sus libros: “Basta de amores de mierda” 1, 2, 3 y desde abril de este año 4.

News Digitales habló con el Pela y nos contó sus sueños. ¿No lo conoces? Te invito.

Empatizas mucho con las mujeres. ¿A qué se debe esta empatía con el género?

Por ahí tiene mucho que ver, con la crianza que me dio mi vieja, que me hizo no solo libre sino sensible. Por ahí simpatizo desde ese lado con la mujer. También se me puso el rótulo que escribo lo que las mujeres quieren leer, lo cual no estoy de acuerdo o qué escribo como si fuera una mujer, y no. Yo escribo como un hombre, no dejo de ser hombre y me parece que está muy bueno que el hombre muestre lo que siente. Cuando el hombre es chico y se cae o se golpea le dicen: “No llores, no llores, no seas puto….” Al hombre lo crían para no tener o no mostrar sus sentimientos y la verdad es que yo no estoy de acuerdo con eso. Por ahí empatizo más con la mujer, porque la mujer tiene mucha menos vergüenza en demostrar sus sentimientos. Tal vez es eso que se identifican más las mujeres y no los hombres porque aún hoy en 2022 los hombres nos seguimos mostrando como los machos.

¿Crees que el segmento de hombres que piensa como vos es menor a la media?

– No, no sé si son los menos. Por ahí los hombres que piensan como yo son los hombres que les pasó lo mismo que a mí. Son hombres que sufrieron muchos bullying u hombres que se mostraron sensibles y los boludearon. Para otros hombres si vos demostras los sentimientos por la persona que tenés al lado tuyo, sos pollerudo. Mirá, yo fui al Lollapalooza con mis hijos y mi hijo es muy fanático de Duki y en un momento Duki la invita a Emilia Mernes (su novia) al escenario y él le dice cuando entra: “Ahhhh, me muero…que mujer!” Muerto de amor por la pibita. Y todos los pibes empezaron a comentar: que pollerudo, bla bla bla. Si el pibe está enamorado, ¿por qué no lo puede mostrar en un escenario con 200.000 personas? Pollerudo me parece un tipo que no puede ir todos los miércoles a jugar al futbol con los amigos porque la mujer no lo deja. En todo caso, más que pollerudo es un boludo que se queda al lado de una mina que lo limita.

De las tres etapas de tu vida, con tres sueños distintos. ¿Cuál de los tres sentís que es tu vocación y en cuál de los tres fuiste más feliz?

– Honestamente mi sueño principal y desde muy chico es ser músico; de hecho soy músico pero no soy exitoso como músico. No me di a conocer como tal. La gente no me empezó a seguir por músico sino por escritor, pero mi vocación principal y mi sueño siempre fue cantar en un escenario. Hoy tengo la suerte de, como escritor, poder pisar el escenario de un teatro y hacer música, cantar algunos temas, además de algunos covers que me encantan. Y tener la suerte de poder grabar un disco, componer mis propias canciones y demás. Lo estoy cumpliendo porque la gente no viene a verme a un recital, viene a verme a hablar de amor, pero también es una forma indirecta de llegar a mi sueño.

– ¿A qué crees vos que se debe, en tu dialecto o comunicación, que las personas te sigan?

-Tiene que ver primero con una cuestión de honestidad intelectual. Yo no podría escribir lo que la gente quiere leer, aún sabiéndolo. Si un hada madrina me dijera: escribí esto que vas a vender libros a cagar, yo no lo podría hacer porque me traicionaría a mí mismo. La palabra que rige mi vida es la coherencia y así me manejo en todos los ámbitos. Para mi la coherencia es todo. Escribo desde la honestidad, cosas que me pasan, vivo, deseo, me duelen y eso la gente lo ve, lo nota. Y también porque escribo en un idioma bastante sencillo, de barrio, muy simple de comprender. Pensé que este vocabulario me iba a limitar, a seguir cierta clase de gente y no…la escritura me hizo trascender clases sociales. Escribir auténtico y con lenguaje simple son mi clave y mi equipo de producción.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

¿Qué es lo que más te consultan? ¿O sobre qué temas más preguntan?

-La gente suele escribirme a las 3 de la mañana cuando le pegó el escabio o cuando no pueden dormir por melancolía. O cuando llueve, no sé. Pero cuando llueve aumentan a diez los mensajes. Las personas se dividen entre los que tienen ganas de coger o los que tienen ganas de hacer torta fritas, entonces, los que tiene ganas de coger me escriben porque no tienen con quien. El 90% de los mensajes que me llegan es: “Cómo superar una pareja toxica” o “cómo ganas amor propio”.

El otro 10% me sugiere, Pela me gustaría que escribas sobre tal tema… porque no lo escribís vos mismo? Después entendí que muchas personas no pueden. Necesitan contar algo y no pueden. Les gana el pudor, la vergüenza, y me buscan a mí para que yo lo cuente. Entonces saqué en abril pasado mi cuarto libro: “BASTA DE AMORES DE MIERDA 4”, en la última página hay una casilla de mail donde la gente puede mandar su historia. Yo las voy a leer, elegir 80 historias y voy a publicar su email o contando yo la historia de la gente y el quinto libro se va a llamar: “Basta de amores de mierda basados en historias reales” de la selección de 80 historias, las voy a editar y voy a contar la historia de la gente. El quinto libro lo va a hacer meramente la gente. Fue una idea de Enzo, mi hijo. Pero Enzo esto no lo hace gratis, me pidió el 5% de la ganancia y claro acepté.

¿Entonces te armaste una empresita familiar?

-De hecho, está mi novia que me ayuda a armar los libros y mi hija que es mi contadora. Así queda todo en familia.

Esa señora, madre de tus hijos, la que se fue y no volvió más. Ahora que sos conocido, ¿volvió en algún momento a decir perdóname, o a tus hijos al menos?

-No, nunca más, los y nos tiene bloqueados a todos en las redes sociales. Es una persona que abandonó a sus hijos y desapareció de la faz de la tierra. Le conviene no aparecer. Si vuelve a entrar en la vida de mis hijos y hacer esto de aparecer y desaparecer, en este caso no tendría piedad. Nos hizo un favor, nunca le reclamé. Nos costó como familia salir a flote los tres, nos costó mucho. Mis viejos supieron suplir la ausencia de la madre sobre todo mi mamá, porque mi viejo y yo laburábamos. Así que mi vieja los crio como hijos propios, un poco mal criados los pibitos. De la madre, si algún día le pasa algo tan grave como para venir a pedirme una mano y mis hijos quieren, yo la voy a ayudar, no porque lo merezca sino porque soy coherente y no les quiero enseñar el rencor, para que noten la diferencia entre su papá y su mamá yo voy a ser mucho más gente.

¿De todo lo que te cuentan, te afecta algo en tu vida? ¿O vos haces “corto y cancelo” y llegas a tu casa y te olvidas?

Vos sabes que al principio si me afectaba mucho, me quedaba con una energía de mierda, porque el 99% de los mensajes no son mensajes felices. Hay gente que se separa después de hablar conmigo, otros que no tienen con quien hablar y te hablan. La posta es que el 90% de la gente que me escribe es gente negadora, que les está pasando algo que no quieren, que saben que no son felices en donde están y justifican al victimario. Tienen como ese síndrome de Estocolmo, que se enamoran del victimario, y dicen: “no lo puedo soltar”, mentira “no querés”. Y hay algo que me enseño la psicología que se llama: “Beneficio secundario” significa que cuando vos tenés una persona en tu vida, que te decís a vos misma, “me puede” no es que te puede, es que vos la elegís porque te está evitando salir de una zona de confort de algo que no conoces.

Hay mucha gente que le tiene miedo al rechazo, entonces prefiere coger con una persona que es mala pero conocida, hay que gente que le da miedo ir a un bar, bajarse Tinder, prefieren coger con alguien malo pero conocido. En lugar de salir y dejar el miedo o la paja de tener que conocer a alguien.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

-¿Cómo se rompe el patrón de elección?

El patrón se rompe de una manera muy simple, el cerebro humano tiene dos partes, una parte consciente y una inconsciente. La parte consciente es la parte que sabe decir que “no”, es la parte que entiende el placer, pero si te hace daño, sabe poner un límite. La parte inconsciente es la parte que no conoce del placer, conoce del goce, y el goce es ilimitado. Entonces la terapia te ayuda a pasar de tu lado inconsciente a consciente. Y muy importante poder ponerle un límite a algo que vos crees que te hace bien pero que, en realidad, sabes que no. Conclusión: la forma de cortar cualquier tipo de patrón si o si es ir a terapia y transformar lo inconsciente en consiente

¿Políticamente simpatizas con alguien?

No! No creo en nada de la política, como tampoco la religión, salvo el futbol porque soy un apasionado hincha de River, creo que la política y la religión son inventos del hombre para controlar las masas y llevarlos como ganados. Ningún político, salvo Ilia en la historia y más cercano Pepe Mujica, ninguno se fue con menos plata de la que entró. No entiendo la gente que se fanatiza tanto por Macri o Cristina, por Milei, quien sea. Mientras vos te matas discutiendo con alguien el tipo se la está llevando toda. Y con la religión, lo mismo. La Iglesia me parece la estafa más grande la historia Mundial.

Contame tu próximo sueño...

Quiero ser el primer escritor en hacer un Gran Rex, así que en diciembre voy a festejar mi cumpleaños y cerrar el año con todo. Con “Basta de amores de Mierda” hacer un show a todo trapo, bandas en vivo, bailarinas, que durará unas dos horas. Tengo el sueño también de grabar un disco de baladas, y hacer una gira afuera también, tal vez haga México, España, Costa Rica, Volvemos a Chile y Uruguay, Colombia, Miami. Se viene una gira grande. Estoy muy contento con las cosas buenas que pasan, nunca me imaginé escribiendo un libro, y escribí cuatro, soy un músico que escribe contando lo que le pasa.

Coronavirus en Argentina: murieron otras 54 personas en la semana en Argentina 

¿Qué no te preguntaron nunca y te hubiera gustado que lo hicieran?

Algo que nunca me preguntaron y que me hubiera gustado que me pregunten es si es cierta la soledad, cuando alcanzas el éxito. Y la realidad es que sí, el precio a pagar de volverte conocido y que te vaya bien, o de volverte exitoso es muy alto. Porque uno en realidad no sabe quién se le acerca, en cualquier vínculo. Porque no sabés si te idealizó, no sabes si se acerca porque se quiere comer la figurita difícil, o simplemente porque quiere ser amigo del campeón. Y me ha traído problemitas, me he sentido muy solo rodeado de mucha gente, me he distanciado de un amigo de más de 20 años de amistad porque cada vez que levantaba el teléfono era para pedirme plata, porque sabe que me va bien. Me ha costado confiar en vínculos, me he llevado una decepción con una muchacha que se ha acercado y siendo que era feliz y viéndome feliz, le terminó contando a las amigas que se enganchó a un pelotudo con plata. Es una cagada, está buenísimo a nivel laboral ser exitoso, que te vaya bien, pero mientras más arriba estás, más solo estás. Te cuesta mucho confiar en vínculos verdaderos. Volviendo a las relaciones hay que hacer terapia para cortar el patrón, y cuando cortas el patrón te empieza a atraer este tipo de virtudes de un tipo y te importa un carajo que sea fachero o que sea lindo o carismático o que mienta bien, te empieza a excitar de verdad que sea un buen tipo, por eso es necesaria la terapia. Te cierro con esto, el mundo está dividido con un 90% de gente de mierda y un 10% de porciento así chiquito de gente buena. Al 10% de gente buena le encanta ir a coger con gente del 90% de mierda. Nunca, entre sí. El día que la gente del 10 se empiece a mirar entre sí, el 90 se muere de soledad, y no le va a quedar otra que ser bueno. Lamentablemente no pasa.