Entre el 20 de marzo y el 30 de junio hubo casi 20 mil contactos por violencia de género a esta línea: un 48% más que el mismo período el año pasado. Este martes abren un nuevo espacio para contener a las víctimas.

Fueron, en promedio, 193 llamados por día: ocho por hora. Esa fue la afluencia de consultas desde la Ciudad a la línea 144, el número asignado para denunciar violencia de género, entre el 20 de marzo, cuando comenzó la cuarentena obligatoria y el 30 de junio.

Esta cifra representa un aumento del 48% respecto del mismo período del año pasado: en 2020, durante esos 102 días, hubo 19722 contactos con esa línea telefónica que brinda contención y orientación a víctimas de violencia de género.

«En promedio, antes y durante la cuarentena, el 30% del total de llamados se tipifica claramente como un caso de violencia de género. Esa proporción se mantiene. El resto de las consultas se vinculan a otras cuestiones judiciales, a algún tema de salud que la persona asocia a un escenario intrafamiliar y, en muchos casos, finalmente sí se termina detectando un trasfondo violento«, describe Agustina Ciarletta, que encabeza la Dirección General de la Mujer de la Ciudad.

Para contener a las víctimas de violencia de género que en el 70% de los casos ocurre en sus hogares, se inaugurará este martes un espacio en un gimnasio del club Nueva Chicago, de Mataderos, que se suma a otros refugios, hogares y centros de medio camino destinadas a estas mujeres. Actualmente, la Ciudad cuenta con 154 plazas en sus espacios: el centro de Mataderos sumará 30. Las mujeres podrán ir con sus hijos si así lo necesitan.

«Los centros que ya existen están en un 60% de su ocupación. Se encuentran más a tope los centros de medio camino -donde un equipo interdisciplinario acompaña la vida cotidiana de una mujer en su casa o su eventual egreso autónomo de allí-. Además, no está previsto ocuparlos al 100%, porque deben mantenerse reglas de distanciamiento social», explica Ciarletta.

Según sostiene la funcionaria, los llamados al 144 crecieron en todas las comunas, pero se destacó la 5: Boedo y Almagro. «Esta es una vía para que las mujeres sepan que el Estado está presente, a través del teléfono, de un chat si no pueden hablar porque quien las violenta está encerrado con ellas, o de espacios previstos para contenerlas», suma Migliore. El bot está disponible en el 11-5050-0147.

violencia de género