Tras saberse los primeros cómputos de las Paso en el bunker de Cambiemos, el escenario y el lugar preparado para el festejo cambió radicalmente: Fueron desapareciendo luces, globos y comida, la música se fue apagando pero en el salón vacío una figura largirucha se dibujaba casi en las sombras: El Mago Sin Dientes que quedo solo, sentado en medio de la nada, con su celular, tal vez esperando nuevos resultados que dieran vuelta la elección, tal vez llamando un UBER que lo devuelva a su casa mágica.

¡Fuerza Mago!