¡Nos quedamos en casa y aprovechamos para aprender y entretenernos en familia!¡Falta poco para volver a encontrarnos! para descubrir por ejemplo todo lo que nuestra hermosa Catamarca tiene para ofrecer.Cuando pase la cuarentena.

Está ubicada al noroeste del país, en la región del Norte Grande Argentino, limitando al norte con Salta, al este con Tucumán y Santiago del Estero, al sureste con Córdoba, al sur con La Rioja y al oeste con Chile, cuyo límite está determinado por la divisoria de agua de la cordillera de los Andes. Posee un relieve montañoso más elevado en el oeste. Se destacan 3 zonas geológicamente diferenciadas: La puna, La cordillera central, Sierras Pampeanas
La provincia de Catamarca contiene el 70 % de su superficie de relieve montañoso, el cual está representado por cuatro sistemas:
En la Región este y del centro se encuentran las Sierras Pampeanas. En la Región oeste se halla el Sistema de Narváez, Cerro Negro y Famatina. La zona de transición cordillerana catamarqueña en el extremo occidental hasta el límite con Chile . Región de la Puna catamarqueña al noroeste de la provincia.

La Cuesta del Portezuelo

Es un magnifico y sinuoso camino de cornisa que asciende por la montaña a través de bellos paisajes y postales, que conduce a los viajeros a obtener vistas panorámicas del Valle central y que por sus mil distintos tonos de verdes, inspiraron la conocida zamba «Paisaje de Catamarca». Es un paisaje bien típico de la zona y el camino que históricamente une al este con el valle central, brinda el encuentro con la exuberante naturaleza, que se da en compartir la vista gratificante que regala la cumbre, la brisa pura que alivia el recorrido el avistaje de majestuosos cóndores que pasan extendiendo sus alas abrazando el cielo en total libertad. Al culminar este recorrido en la Cumbre del Majestuoso Cerro Ancasti, la ruta se bifurca: hacia la izquierda, la RP42 continúa hacia localidades del Polo Este como El Alto, Guayamba, Las Cañas hasta desembocar en Lavalle (Sgo. del Estero); hacia la derecha, inicia la RP2 que recorre el filo del cerro, llegando hasta localidades como Anquincila, Ancasti, Icaño hasta desembocar en San Antonio de La Paz en RN157.

Paso Internacional de San Francisco

Se encuentra ubicado a 200 Km. del último poblado, Fiambalá y a 530 de la ciudad capital. La RN60 se encuentra completamente pavimentada y en excelentes condiciones del lado argentino. En caso de la Ruta 31 del lado chileno, los trabajos de pavimentación culminaron en abril de 2019. Los imponentes paisajes convierten a este recorrido en un viaje inolvidable.
Todo el trayecto es apto para tomar fotografías de sus montañas y volcanes. En las alturas hasta los 4.500 metros, la fisonomía vegetal consiste en estepas arbustivas y graminosas o pastizales, con baja cobertura vegetal y sectores de peladares. En los sectores asociados a humedales, tales como lagunas y arroyos, se encuentran las vegas o bofedales, con vegetación dominada por gramíneas como chillaua y cortaderas, ciperáceas, y juncáceas, que cubren totalmente el suelo. Presentando sus montañas una diversidad de colores entre rojos, rosados, verdes y amarillos. En el camino se pueden ver algunas manadas de vicuñas, guanacos, llamas y en las lagunas parinas, flamencos, gallaretas, entre otras aves.

Volcanes, salares y lagunas de la Puna

Fabulosos cataclismos dieron paso a una intensa y prolongada actividad volcánica que modeló el paisaje en una sucesión de cordones montañosos, intercalados por planicies más o menos extensas que hoy conforman los valles fértiles de la Provincia, donde las culturas pasadas y presentes se integraron armoniosamente. Aun quedan en la provincia vestigios de aquellas épocas remotas: fabulosos conos volcánicos, extensas coladas de lava, campos de roca volcánica y depresiones tectónicas que con el paso del tiempo fueron cubriéndose por extensos mantos de sal, solo irrumpidos por coloridas lagunas, por el aletear de miles de flamencos rosados y por el paso sigiloso de místicas vicuñas, celosos custodios de la Pachamama…

Los Seismiles

En el oeste de la provincia de Catamarca se encuentra una de las regiones de mayor elevación de la Cordillera de los Andes. Unas veinte cumbres superan los 6.000 metros de altura y son un destino irresistible para los andinistas del mundo. Los Seismiles invitan a una aventura que va mucho más allá de lo deportivo. Aquí, el espíritu se embriaga, paso a paso, de la magnífica potencia de un paisaje aguerrido, de cerros desnudos y altas planicies donde el montañista logra, por fin, sentirse ‘en el cielo’. Una de las regiones favoritas contiene los volcanes Pissis y Ojos del Salado; el Walter Penck y el Incahuasi; el Cerro Tres Cruces, Nacimientos y el San Francisco. Las expediciones parten, en todos los casos, desde la localidad de Fiambalá, la llamada “Puerta de los Seismiles”, donde el viajero puede contar con toda la infraestructura y los servicios necesarios. Iniciada la aventura, algunos grupos utilizan el refugio Las Grutas para la aclimatación antes de los ascensos.

Termas de Fiambalá

Desde una fantástica quebrada ubicada entre cerros multicolores, a solo 12 km de la ciudad de Fiambalá, a los pies de la Cordillera de los Andes y a 1.550 m.s.n.m., surgen aguas termo-minero-medicinales. En las Termas de Fiambalá, ubicadas a 320 km de la capital de la provincia de Catamarca, los viajeros pueden disfrutar de la tranquilidad y la intimidad, lejos del ruido y del ritmo estresante de las grandes ciudades, en una experiencia vinculada al bienestar y la salud, con todos los servicios necesarios para tener una excelente estadía. Rodeadas de grandes montañas, las Termas de Fiambalá cuentan con aguas clasificadas: hipertermal, sulfatada, silicatada, alcalina bicarbonatada y clorurada débilmente. Son altamente sedantes y relajantes del sistema nervioso, limpian los tejidos, desintoxican el organismo y permiten una mejora en la salud de los viajeros. Las aguas emergen a 1.750 m.s.n.m., concentrándose luego en 14 piletas de piedra cordillerana con temperaturas que varían entre los 28° C y 51° C.

San Fernando del Valle de Catamarca

San Fernando del Valle de Catamarca es la capital de Catamarca . Se trata de un centro turístico y comercial, así como de activa vida cultural, que se desarrolla en su universidad, instituciones y museos. La fisonomía de San Fernando permite desarrollar diversas actividades, desde paseos comerciales y visitas culturales hasta trekking, pesca, mountain bike y cabalgatas. Además conserva diversos circuitos religiosos, históricos y arqueológicos.