Diputados nacionales de diferentes bloques se manifestaron hoy en el recinto a favor y en contra de la legalización del aborto. Se estima que se votará durante la madrugada.

Los discursos muestran la división transversal que genera el proyecto que permite la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14, entre los sectores «verde» y «celeste».

La diputada del Frente Misionero de la Concordia, Flavia Morales, anticipó que votará en favor pese a que en el 2018 lo hizo en contra al señalar: “Desde la votación de 2018 he reflexionado, he analizado». «La penalización no logra evitar que muchas mujeres realicen esta práctica, y más aún en la clandestinidad. En efecto, la intervención del Estado, en este momento, es fundamental», agregó.

Por su parte, el legislador de Unidad y Equidad Federal, el mendocino José Luis Ramón, insistió con su proyecto de llamar a una consulta popular sobre el aborto y dijo que «este debate no puede ser resuelto por mayorías circunstanciales».

La diputada mendocina de Juntos por el Cambio, Jimena Latorre, destacó que “no estamos aquí debatiendo ‘aborto sí’ o ‘aborto no’, sino que el eje del debate debe ser ‘Aborto seguro y Estado presente’ o ‘Aborto Clandestino y Estado connivente’».»No podemos negar la realidad, ni interponer creencias y dogmas en un Estado laico que debe legislar para todos sus ciudadanos”, agregó.

También desde Juntos por el Cambio , la legisladora que se identifica como militante «provida», Dina Rezinovsky, afirmó que «la deuda con las mujeres no es el aborto», y cuestionó al Gobierno nacional por enviar el proyecto al Congreso al afirmar que «el aborto no es un derecho» y que el «derecho es tener un trabajo digno, una casa y cloacas».

En tanto, al anticipar su respaldo, la diputada radical, Gabriela Lena (UCR-Entre Ríos) afirmó que legalizar el aborto permitiría «evitar y disminuir muertes dolorosas».

«Si esta ley se sanciona no va a obligar a nadie a abortar, pero a aquella mujer que de manera dolorosa decida hacerlo, se le darán las opciones hasta la semana 14″, completó.

La legisladora del Frente de Todos Vanesa Massetani cuestionó a quienes se refieren al embrión como un «fenómeno», al señalar que «resulta revelador lo que puede hacer el fenómeno» que «se mueve, agita el brazo, la cabeza, toma líquido amniótico y hace pis».

En cambio, la diputada del Frente de Todos Florencia Lamprebe dijo que «estamos por votar este derecho que es un pendiente histórico» y dijo que esta ley «se debe votar porque el aborto sucede y es una realidad que mueren muchas mujeres».

«Maternar puede ser el mayor acto de amor pero debe ser parte de un deseo, si no es violencia, imposición e injusticia, y más cuando se da en una sociedad patriarcal y machista», agrego la legisladora.

El diputado de izquierda Juan Carlos Giordano, quien asumió en lugar de Romina del Plan, afirmó que «el aborto legal salva vidas y esa es la apura realidad», ya que la «maternidad debe ser deseada» y pidió «la separación del Estado de la Iglesia».

Por su parte, el legislador Martín Maquieyra (PRO-La Pampa) lamentó que el aborto sea «la prioridad» del Gobierno nacional y cuestionó al oficialismo por lo que consideró un «tratamiento exprés» de la iniciativa, al recordar que en 2018 se escucharon 700 oradores y en esta oportunidad «no más de 30 de cada postura».

Fernando Iglesias (PRO), en tanto, se mostró a favor del proyecto aunque consideró «oportunista» el envío de la iniciativa y propuso que se modifique el texto y que haya un límite a la semana 24 de gestación para realizar la práctica.

«Existe un momento en que el embrión se convierte en un feto viable y esto tiene que estar en la ley», dijo.

Desde Consenso Federal, Alejandro «Topo» Rodríguez, anticipó su voto en contra del proyecto y afirmó: «Les digo a los funcionarios que quieren montar un festejó acá, que esto termina en el Senado».

Al anticipar su respaldo al proyecto, el diputado radical Fabio Quetglas sostuvo que «imponer un embarazo es un ejercicio de sometimiento asimilable a una práctica tortuosa» y dijo que «el bloqueo a esta iniciativa tiene una carga de negación, siglos de frustraciones y fracasos».

Por su parte, la diputada de la Coalición Cívica, Leonor Martínez Villalda, consideró que «el derecho de la mujer tiene un límite» y dijo que «no se puede cruzar el límite de la vida».