Los autos a hidrógeno son una de las nuevas tecnologías de la industria automotriz. BMW dio detalles de su X5 que está desarrollado con Toyota y saldrá al mercado en 2022.

Desde hace algún tiempo a la fecha se sabe que los distintos fabricantes de autos están buscando alternativas para la propulsión de los vehículos. La que más peso está teniendo son las baterías para los coches eléctricos. Pero ahora existe una también que va tomando forma y es la pila de combustible de hidrógeno. BMW es una de las empresas que está pensando en esta alternativa y ya piensa en que vehículo lo introducirá.

En el Salón del Automóvil de Frankfurt se presentó el BMW i Hydrogen NEXT y justamente en ese auto la empresa alemana está trabajando en este sistema. Este modelo está impulsado por hidrogeno y tiene como base el X5 actual. Por ahora es solo un prototipo que necesita todavía tiempo de análisis y desarrollo. Aunque desde la marca anunciaron que se pondrá en prueba en una serie que se lanzará en 2022. Se estima que para la segunda mitad de esta década el hidrógeno sea una fija para los autos del mercado.

A pesar que falta un tiempo importante para conocer al máximo este BMW, ya se conocieron algunos detalles técnicos. Poseerá 374 Cv y estará equipado con un sistema de celdas de combustible capaz de generar por sí solo 170 CV de energía eléctrica «a partir de la reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno del ambiente», explicó Jürgen Guldner, vicepresidente de tecnología y vehículo de celdas de combustible de hidrógeno en el Grupo BMW.

Este sistema implica que solo emitirá vapor de agua como resultado. Para esta tiene dos tanques de 700 bares que albergan hasta seis kilos de hidrógeno. Gracias a este sistema, BMW garantizó que tendrá una gran autonomía y un reabastecimiento de este combustible en apenas tres o cuatro minutos.

En cuanto a la estética, el i Hydrogen NEXT no cambia mucho de lo que es el X5 con motor naftero o diésel. Para marcar una diferencia la empresa lo decoró específicamente con todos blancos y azul por toda la carrocería. También se destacan las llantas de radios dobles exclusivas y también un difusor que al que, obviamente, no se le ve caño de escape.

Vale destacar que en  2013 BMW y Toyota se unieron para desarrollar un sistema de propulsiones con tecnología de celdas de combustible hidrógeno. En 2015, la empresa alemana comenzó a probar este sistema en una pequeña flota de prototipos del Serie 5 GT. Toda esta tecnología recogida más lo que pueda agregar Toyota estará en el i Hydrogen NEXT.