Un startup de París fabricó un hypercar llamado Visión 1789 con el cual quieren competir en la famosa carrera de Le Mans y también que pisar fuerte en las calles de la “Ciudad de la luz”.

Las 24 horas de Le Mans siempre son una buena excusa para que las distintas terminales muestren nuevas tecnologías y también chequear las prestaciones de los distintos autos. A eso apunta Vision Automóbiles, una pequeña empresa francesa con sólo 16 empleados, que fabricó un hypercar a gas con el que quiere revolucionar esta emblemática competencia y también las calles de París. El nombre de este auto es 1789.

Este startup parisino fue creado por dos amigos, Thomas Castex y Florian Gavouil. Ellos buscan recuperar el prestigio del automovilismo galo en la carrera más famosa de ese mismo país y con este flamante auto. Este vehículo es a gas y esta “pyme” tiene pensado sacar 10 o 15 unidades a la venta entre el 2024 y 2025. Es por eso que quieren probar todas sus prestaciones un año antes en Le Mans.

El nombre elegido para este hypercar tiene un motivo. Ese es el año donde se llevó a cabo la revolución francesa. Justamente eso es lo que quieren hacer con este vehículo, revolucionar el mercado de este tipo de autos y la competición con una técnica completamente innovadora. Además, tendrá una filosofía 100% gala ya que todo su origen será de ahí: el chasis, motor, neumáticos, etcétera.

Vision Automobiles se asoció con marcas francesas muy importantes para llevar a cabo este proyecto y decir presente en Le Mans dentro de algunos años. Por ejemplo hizo una alianza con Michelin, WRTI, Genaris Group, Estival Prototypes, Faster Racing y Ferdowsi Consulting.

Thomas Castex, uno de los creadores de esta empresa, realizó una nota con Endurance-info donde aseguró:»Es una voluntad ética y ambiental hacer todo en Francia. Al hacerlo, el impacto ambiental es mucho menor. Solo hablamos de impacto una vez que el producto está terminado, pero tenemos que ir más allá de eso. Vision Automobiles quiere demostrar que en Francia sabemos cómo hacer las cosas sin tener que ir al extranjero».

Del origen del motor poco se sabe. Sin embargo, algunos detalles si se conocen. Por ejemplo que será un prototipo híbrido con un motor térmico que funcionará con biometano. Para esto tendrpan la ayuda de Welter Racing, una estructura con experiencia en Le Mans y con este tipo de combustible. También tendrá una parte eléctrica para que le dé más impulso al biometano

 “Tenemos una fecha límite para integrarlo en el Garaje 56, pero el Covid-19 está ralentizando las cosas» explicó Castex. Y agregó: «Después de pasar por el Garaje 56, será hora de mover el coche a una categoría reglamentaria».

La financiación será otra de las partes importantes y la compañía está trabajando fuerte. La idea es poder juntar en 10 o 12 millones de euros según informó DailySportscar. También en Francia hoy la pandemia está pegando fuerte y este grupo de trabajo no está pudiendo trabajar con normalidad. Sin embargo, son optimistas de volver a retomar las actividad y empezar a desarrollar este auto que estará presente en Le Mans y que después se podrá ver en las calles de Paris con las mismas prestaciones.