New Driver llevó a cabo un nuevo certamen en su cuenta de Instagram donde buscaba a la mejor Ferrari de todos los tiempos y la ganadora fue la F40 después de vencer en la final a la Enzo.

Alcanzar una Ferrari en Argentina es para muy pocos dichosos, sin embargo la marca tiene muchos fanáticos en nuestro país. Quizás son sus resultados en la F1 o su ADN italiano que está vinculado a muchas familias lo que genera ese cariño por la firma del Cavallino Rampante. Lo cierto es que New Driver lanzó un nuevo certamen en Instagram para buscar entre sus seguidores a la mejor Ferrari de la historia. Finalmente la ganador fue la F40.

La F40 se llevó el premio mayor entre 16 modelos que eligio New Driver para que sean parte de este certamen. En cada una de las llaves este modelo se impuso con autoridad sin dejar dudas que para muchos es la mejor de todos los tiempos por deportividad, prestaciones e historia detrás. En el primer cruce dejó atrás a la F12 Berlinetta con el 70% de los votos, en cuartos de final a la Testarossa también con el 70%, en las semis a la 250 con el 71% y en la gran final a la Enzo con el 61%.

La historia de la F40 comenzó por un enojo de Enzo Ferrari. A mediados de los años 80, veía cómo sus vehículos de competición eran superados una y otra vez por rivales como el Lamborghini Countac 5000 QV o el exclusivo Porsche 959. Por tal motivo, Enzo se negó a caer en la resignación y tomó cartas en el asunto con el único propósito de dar vida al superdeportivo más rápido del momento. «Il Commendatore» propuso la dirección del proyecto a uno de sus ingenieros de confianza Nicola Materazzi, responsable de modelos como el Ferrari 328 o el Lancia Stratos.

Allí comenzó la historia de la F40, que lleva ese nombre porque además fue el vehículo elegido para conmemorar los 40 años de vida de la casa de Maranello. Finalmente el 21 de julio de 1987 fue el momento cuando se develó este vehículo deportivo. Su principal propósito era ser el vehículo más potente y veloz del planeta, lo cual por un tiempo lo fue ya que en su momento alcanzaba los 320 km/h siendo el primer coche de producción en lograrlo.

La carrocería estuvo a cargo del reconocido Pininfarina. La F4 fue construida con plásticos compuestos, tres veces más rígidos y un 20% más livianos que cualquier arquitectura metálica comparable. Una carrocería que lograba un coeficiente aerodinámico de 0,34 Cx. La tradicional estructura de acero tubular de la firma italiana fue reforzada con Kevlar, aluminio y fibra de carbono. Uno de las señas de identidad más características del F40 es su enorme alerón trasero nunca antes visto, hasta este momento, en un Ferrari de calle.

En principio, Ferrari tenía pensado fabricar una serie inicial de 400 unidades del F40. Sin embargo, al poco tiempo la lista de pedidos superaba todas las expectativas del fabricante italiano. Finalmente, saldrían de Maranello más de 1.311 ejemplares, superando en casi cinco veces a su predecesor, el 288 GTO. Como no podía ser de otra forma, la inmensa mayoría de las unidades de calle fabricadas del F40 abandonaron la factoría en color ‘Rosso Corsa’.

A nivel mecánico la F40 tiene un motor V8 biturbo de 478 CV de potencia dispuesto en posición central-trasera. Se trata de una evolución del empleado en el 288 GTO que incrementaba su cilindrada de 2.855 a 2.936 centímetros cúbicos. En tanto, la transmisión era con una caja de cambios manual de cinco velocidades unida a la parte trasera del motor. Con todo, su capacidad de aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora es de 4,1 segundos, para una velocidad máxima de 324 km/h. De esta manera, se convirtió en el coche de calle más rápido del mundo en el momento de su producción.

A pesar de que su producción supera en número a la de otros muchos superdeportivos de la firma italiana, el Ferrari F40 continúa siendo una joya automovilística de alto valor. Actualmente, el precio de una unidad en buenas condiciones puede superar el millón y medio de euros. Un precio no apto para todos los bolsillos. Sin embargo, los motivos de su valor existen ya que esta Ferrari está considerada como la mejor de todos los tiempos, además que fue la última firmada por Enzo Ferrari antes de su fallecimiento en 1988.