La presentación del Ferrari estaba llamada a ser la primera de un Fórmula 1 en 2020, pero se ha visto eclipsada ligeramente por el estreno sorpresa de Haas.

El rojo sigue predominando en la estética del Ferrari..

La semana pasada y por el anuncio de su nueva decoración por parte del equipo Mercedes, aunque recordemos que los alemanes aún no han desvelado su coche real.

Precisamente esta temporada será clave para Ferrari porque en ellos recae la responsabilidad de proteger el legado de Michael Schumacher e impedir que Lewis Hamilton les iguale en títulos. Con la incógnita de si Red Bull conseguirá al fin la regularidad perdida, la temporada se plantea como otra batalla entre Ferrari y Mercedes.

Hay dos objetivos en Maranello para 2020, el primero es conseguir evitar errores.

El segundo, deriva del primero. En Ferrari necesitan definir claramente la situación de sus pilotos para no perder puntos en batallas internas. El año pasado, con menos experiencia y respaldo, ya ganó Charles Leclerc, así que el 2020, con Sebastian Vettel terminando contrato, debería ser el año del monegasco. Pero nunca subestimen el corazón de un campeón como Vettel.

https://www.youtube.com/watch?v=oXZCkDzHvbM&feature=emb_title

El nombre de SF1000 del nuevo Ferrari se debe a que la marca de Maranello disputará este año su carrera número 1.000 de Fórmula 1, concretamente en el Gran Premio de Canadá. Porque, aunque han estado presentes en todas las temporadas, no así en todas las carreras, por lo que su carrera número 1.000 no coincide con la de la propia Fórmula 1, que fue en China 2019.

«Me he preparado físicamente en las montañas y psicológicamente mi preparación ha sido parecida a la del año pasado. He trabajado duro con el equipo y también he intentado aprender de los errores del pasado para ser un mejor piloto este año» decía Charles Leclerc sobre su nuevo coche para 2020.