Pareciera que la relación de Sebastian Vettel y Ferrari no da para más. Desde la confirmación del alemán del equipo para el 2021 la tensión creció y el pico máximo estuvo este fin de semana en Silverstone.

Es una verdadera lástima que tanto un equipo tan prestigioso como Ferrari y un 4 veces campeón de la Fórmula 1, como Sebastian Vettel, estén teniendo una relación casi al extremo. Se vislumbra claramente que la escudería no está cómoda con el piloto y viceversa. La novela comenzó hace algunas semanas cuando se confirmó que el alemán no continuaría en el equipo y con el paso de las carreras el vínculo fue empeorando llegando a su punto máximo este fin de semana en Silverstone.

Ferrari – Vettel: ¿Hasta cuándo?

Vettel viene de tener problemas el fin de semana pasado en el Gran Premio de Gran Bretaña con sus frenos, algo que el equipo prácticamente no pudo resolver durante todos los días de actividad. A su vez, este viernes también tuvo inconvenientes en su Ferrari que no le permitieron entrenar con normalidad. A todos estos inconvenientes hay que sumarles que Charles Leclerc, su compañero de equipo, no tuvo ninguno y que toda la atención del equipo pareciera estar con el monegasco.

El alemán claramente estar culminando su vínculo con el Cavallino Rampante casi sin tener respaldo de ellos. Dentro de los rumores se habla de un posible descontento de la escudería porque el ex Red Bull habría sido el “topo” con la información de su no continuidad. La situación actual por lo menos hace dudar. En la carrera anterior Vettel ya había mostrado su descontento cuando finalizó la competencia donde el equipo le agradeció, él optó primero por el silencio y luego cuando le preguntaron si andaba su radio decidió contestar de manera muy cortante.

Este fin de semana la situación fue a un nivel más alto de tensión. Vettel se mostró muy enojado durante y post carrera con el equipo por haber implementado una estrategia que justamente era todo lo contrario a lo que se había hablado previamente. “Esto está mal, es lo contrario a lo hablado esta mañana. Seguiré aguantando, pero saben que la cagaron”, indicó el alemán mientras conducía su Ferrari en el circuito de Silverstone.

Ferrari – Vettel: ¿Hasta cuándo?

Luego en las notas en el paddock indicó: “Hablamos exactamente de esta situación, que no tenía sentido entrar en boxes si nos encontrábamos con tráfico, y eso es exactamente lo que hicimos. Fue frustrante. Tenía suficiente velocidad para quedarme en pista. Aquellos que estaban delante de mí después de mi parada en boxes estaban haciendo exactamente los mismos tiempos de vuelta que yo con los neumáticos más viejos. Incluso con el incidente de la primera vuelta, podríamos haber ganado mucho terreno”.

Por último, Vettel explicó: “Además fuimos con neumático duro, que solo tuvimos durante menos de 10 vueltas; no tenía ningún sentido. ¿por qué pondrías el duro durante 10 vueltas y luego el medio durante 20? Me estaba quedando sin neumáticos en el final«.

Pero la respuesta de Ferrari vino casi inmediatamente, la cual responsabilizó al alemán de lo sucedido, ya que en los primeros metros de competencia perdió el control de su coche e hizo un trompo. “Su carrera se vio comprometida al principio, y creo que esa fue la clave, no la estrategia elegida”, indicó Matías Binotto, el jefe del equipo italiano.

«Está pasando por un momento difícil en clasificación y las dos últimas carreras donde no ha encontrado confianza en el coche. Aquí hizo un trompo tras meter las ruedas por el bordillo, y su carrera a partir de ahí fue cuesta arriba«, agregó Binotto, quien también aseguró que existe la posibilidad de que el alemán cambie el coche para poder mejorar sus resultados.

Con esta situación y el fuego cruzado entre ambas partes la pregunta es ¿Hasta cuándo aguantará Vettel esta situación de sentirse marginado del equipo y no escuchado? Pareciera que no mucho más, sobre todo teniendo en cuenta que Ferrari hoy se encuentra entre 4° y 5° con respecto a los demás equipos. El alemán tiene más para perder que para ganar. A simple vista pareciera ser difícil verlo aún vestido de rojo para la carrera de Yas Marina que cierra la temporada.