Desde la cúpula de Huawei anunciaron que no crearán su propio auto eléctrico. Sin embargo, no descartaron la posibilidad de involucrarse de lleno dentro de la industria automotriz.

Durante el primer trimestre del 2021 hubo muchos rumores acerca de que varios gigantes tecnológicos desembarcarían en la creación de autos eléctricos. Uno de ellos era Huawei. Sin embargo, hace pocos días desde la dirigencia de la empresa asiática anunciaron que no fabricarán autos enteros, pero que sí tienen la intención de ser proveedores de distintos componentes.

Huawei se baja de la creación de su auto propio para intentar ser proveedor

La agencia Reuters apuntó hace un mes que Huawei había empezado a desarrollar al menos un coche eléctrico que podía presentar a finales de año y que ya había entablado contacto con suministradores estratégicos que necesitaba para el proyecto. Era una noticia que llamaba la atención, pero en la línea de otros gigantes tecnológicos como Apple y Xiaomi, que también ven en la digitalización de la automoción una oportunidad de hacer negocio.

Ahora bien: Huawei clarificó recientemente que no tiene previsto comercializar vehículos bajo su propia marca. La empresa china se ve como un proveedor de fabricantes, pero no como uno de ellos. «Nuestro posicionamiento es ser proveedor de componentes para los automóviles inteligentes. En el futuro, los coches serán probablemente eléctricos e inteligentes, y es una tendencia que no podemos revertir», aseguro Ken Hu, presidente de Huawei.

Huawei se baja de la creación de su auto propio para intentar ser proveedor

Reuters apuntó en su momento que Huawei había negociado con Changan Automobile y BAIC Group, ambos propiedad del Estado chino. A raíz de este matiz estratégico, es de presuponer que el saber-hacer de Huawei beneficiaría a estos dos y no al revés.

Los otros dos gigantes tecnológicos inmersos en la carrera por el coche eléctrico son Apple y Xiaomi. Apple está en busca de un fabricante generalista o un contratista que pueda asumir el proceso de fabricación y ensamblaje de su iCar, que contará con tecnología propia de baterías y también estará dotado de conducción autónoma.

Huawei se baja de la creación de su auto propio para intentar ser proveedor

Xiaomi quiere invertir 8.500 millones de euros a lo largo de la próxima década para fabricar sus propios vehículos, aunque esta cantidad se podría incrementar y acelerar en función de cómo evolucione el mercado.