Lewis Hamilton ganó en el Gran Premio de Gran Bretaña, el cual tuvo un final electrizante porque el piloto de Mercedes a pocos metros del final rompió un neumático. Verstappen culminó segundo y Leclerc tercero.

Parecía que el Lewis Hamilton iba a ganar una competencia lineal en Gran Bretaña. Sin embargo, el final de la carrera fue muy vibrante. El piloto de Mercedes a poco de ver la bandera a cuadros pinchó uno de sus neumáticos y terminó quedándose con la victoria en tres ruedas. Max Verstappen y Charles Leclerc quedaron como escoltas aprovechando que Valtteri Bottas también tuvo inconvenientes en una goma y se retrasó. Red Bull podría haber ganador pero una decisión de entrar a boxes no se lo permitió.

La competencia se puso en marcha puntualmente a las 10.10, hora argentina. En el momento que el semáforo se apagó Hamilton largó mal, Bottas mejor, pero al llegar a la curva número 1 el finlandés prefirió no arriesgar en la maniobra y le dejó lugar a su compañero para que se ponga líder de la carrera. En tanto, Leclerc con la Ferrari superaba por unos metros a Verstappen por el tercero lugar, pero el holandés se pudo recuperar para ponerse otra vez por delante del de Ferrari.

A partir de ese momento fue una carrera que no tuvo grandes momentos. Los Mercedes empezaban a escaparse de Verstappen. El de Red Bull se mantenía tercero con mucha diferencia sobre Leclerc. Lo más destacable en las primeras vueltas fueron el toque de Alexander Albon con Kevin Magnussen y un fuerte golpe de Daniil Kvyat con el Alpha Tauri.

Pero la competencia de Silverstone se guardó lo mejor para el final, donde se pudo ver lo más apasionante del fin de semana. A dos vueltas del final, Bottas comenzó con problemas en su neumático delantero izquierdo. Al finlandés se le explotó la goma, se fue afuera y Verstappen lo logró superar. El de Mercedes tuvo que ingresar a los boxes y quedó bastante relegado. En tanto, Red Bull al ver la gran diferencia que había entre Verstappen y Hamilton decidió llamar al holadés a boxes para cambiar los neumáticos e ir por el récord de vuelta que otorga 1 punto.

Con lo que nunca contaron en la escudería austríaca fue con la rotura también de un neumático de Hamilton, lo cual terminó ocurriendo. Al británico también se le rompió la goma delantera derecha en la última vuelta de la competencia. Sin embargo, aminoró la marcha y decidió llegar de cualquiera manera a la bandera a cuadros. Gracias a la gran diferencia que tenía con Verstappen pudo llegar primero mientras el holandés se le acercaba más y más.

Finalmente Hamilton consiguió su triunfo 87 dentro de la categoría, el séptimo en Gran Bretaña. “Nunca experimenté algo así en una última vuelta. Mi corazón casi se pasa”, aseguró el piloto de Mercedes que es más puntero que nunca. Verstappen fue segundo y Leclerc tercero. Con este resultado, el campeón del mundo lidera la tabala con 88 unidades sacándole 30 puntos de ventaja a su compañero de equipo.

La próxima competencia para la Fórmula 1 será el fin de semana que viene cuando vuelva a haber actividad en el circuito de Gran Bretaña.