New Driver lanzó un nuevo sorteo a través de su cuenta de Instagram donde buscaba al auto por excelencia de la historia de los argentinos. El que logró imponerse fue el Torino ganándole la final al Ford Falcon.

A lo largo de la historia hubo muchos autos que se ganaron el cariño de los argentinos. El paso del tiempo y las nuevas generaciones hicieron su trabajo para que esto suceda. Sin embargo, New Driver quiso buscar cuál es el vehículo por excelencia de la historia. En este certamen hubo 16 modelos y uno logró destacarse por sobre el resto ganando sus cuatro llaves: el Torino. Este auto de industria Argentina y con resultados en la competición en el plano internacional fue el más elegido entre la gente.

Torino: El auto por excelencia de la historia de los argentinos

A lo largo de la semana se fueron realizando distinto manos a manos para que los seguidores de New Driver en Instagram puedan votar en las distintas historias. Durante el recorrido, el Torino logró imponerse en los octavos de final sobre el Ford Sierra con el 75% de los votos, en cuartos sobre la Renault Fuego con el 77%, en semifinales sobre la Chevy con el 61% y en la gran final sobre el Ford Falcon con 62%.

De esta manera, el Torino se convirtió en el auto por excelencia de los argentinos según los seguidores de New Driver. Claro que esta votación tiene una gran lógica ya que este vehículo tiene una historia muy arraigada con los, valga la redundancia, argentinos. En su época, el «Toro» fue un coche de alta gama que combinaba la elegancia, confiabilidad, confort y prestaciones en su motor que fueron únicas para esos años. A su vez, este vehículo fabricado por IKA-Renault en nuestro país logró captar al público con sus triunfos en carreras importantes del mundo.

El Torino se presentó oficialmente el 30 de noviembre de 1966 en el Autódromo de Buenos Aires. Contaba con tres carburadores doble boca que alimentaban al motor Tornado de seis cilindros, de 3.770 cm3 y una potencia que según sus diferentes versiones a lo largo de los años osciló de 120 a 218 caballos. Fue el primer coche fabricado en la Argentina que en su versión deportiva, el 380 W, superó los 200 kilómetros por hora, recién salido de fábrica.

Torino: El auto por excelencia de la historia de los argentinos
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Su esplendor en lo deportivo se dio en las 84 horas de Nürburgring de 1969. En el mítico circuito alemán, el Torino Nº 3 de Eduardo José Copello, Oscar Mauricio Franco y Alberto Rodríguez fue tercero y el coche que más vueltas dio (334). Ganaron en pista y lideraron 50 horas. Aunque luego fueron penalizados por la reparación del caño de escape y terminó cuarto en la clasificación general con 315 giros.

La gran característica de este deportivo argentina era su confiabilidad. También su autonomía ya que, por ejemplo, a principios de los años setenta, a 80 kilómetros por hora consumía 12 litros de nafta cada 100 kilómetros. Su versión sedán competía con el Ford Falcon, aunque con más equipamiento y mayor confort. Tener un Torino representaba contar con la elite. Y entre 1970 y 1976 fue el auto de alta gama más vendido.

En su época tuvo a fuertes competidores tanto en la pista como en la calle: Ford, Chevrolet y Dodge. En la versión deportiva que le siguió a la 380 W, la GS, sus rivales eran el Ford Falcon Sprint, la cupé Chevy SS de Chevrolet y la GTX de Dodge. Todos grandes autos, pero el «Toro» tenía el plus de ser un coche concebido en la Argentina. Los otros tres modelos, si bien llegaron a fabricarse en nuestro país, sus orígenes eran estadounidenses.

A fines de 1981 dejó de fabricarse el Torino, ya estando a cargo solo de Renault. Fueron un total de 99.792 unidades. A pesar que pasó el tiempo y el Toro se convirtió en un vehículo de culto, la importancia en la historia argentina es clara y quedó demostrada en este certamen donde se impuso como el auto por excelencia.