El presidente Alberto Fernández volvió a referirse a la cuarentena y pidió redoblar el esfuerzo para cumplir el aislamiento, sobre todo en el AMBA y en Chaco.

El presidente Alberto Fernández no descartó la posibilidad de endurecer la cuarentena en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el Chaco, debido al aumento de contagios que se produjeron en el día de ayer, que ascendieron a casi 2000 en tan sólo 24 horas. En una entrevista federal coordinada por Radio Nacional y la TV Pública con once periodistas de todo el país, el Jefe de Estado señaló que ante el aumento de casos en las zonas críticas habrá que “ser firmes y duros en hacerles entender a los argentinos que circular es un riesgo”. El mandatario, además, se manifestó acerca del espionaje ilegal en la era del macrismo, la reforma judicial y la legalización del aborto.

Cuarentena: “Ser firmes y duros”

Con respecto a la cuarentena y el aumento de casos, especialmente los producidos durante el día de ayer, 18 de junio, donde se registraron casi 2000 nuevos casos, el presidente volvió a cuestionar el “relajamiento” de las medidas de aislamiento en algunos distritos. “Cuanto más apertura hay, más contagios hay. La solución están en nuestras manos. Hay que entender lo que entendimos al inicio: la única forma de preservarse ante la pandemia es quedarse en su casa”, remarcó el mandatario.

Fernández también reconoció que “hay provincias donde la pandemia está controlada”, pero sostuvo que en el AMBA y en el Chaco eso no ocurre. “Espero que los porteños y los que viven en la provincia de Buenos Aires entiendan la necesidad de volver a quedarse en casa para volver a ordenar las cosas” de modo tal que “el esfuerzo que hicimos no sea en vano”, remarcó el presidente. “No vaya a ser que por correr o salir a tomar cervezas todo el esfuerzo se vuelva inútil”, insistió, y señaló que “tenemos que tratar de ponernos de acuerdo en la necesidad de resguardarnos”. Mientras dure el aislamiento, agregó, “el Estado no va a dejar de socorrer a nadie”.

El presidente también destacó que “la economía de la post pandemia será una economía movilizada por el Estado” con “planes, créditos blandos e incentivos para la inversión”, aunque remarcó que “la obra pública será el eje central de la reactivación”. Fernández explicó que ese era uno de los motivos de sus viajes a las provincias, acordar con los gobernadores que se empezara “a poner en marcha la obra pública”.

El espionaje ilegal en la gestión de Mauricio Macri

“Me da mucha vergüenza vivir en un país donde ocurren esas cosas. No me cabe en la cabeza que el Estado no esté espiando”, disparó Fernández, haciendo referencia a la causa de espionaje ilegal durante la era Macri. A la vez, aseguró desconocer los pormenores de la investigación judicial y evitó pronunciarse sobre las responsabilidades que se le señalan al ex presidente. “Me irrita profundamente, porque eso es absolutamente antagónico con un Estado de derechos. Nos acusan a nosotros (el oficialismo) de prácticas que tienen que ver con regímenes totalitarios”, se quejó.

Fernandez señaló que la acción de espiar a dirigentes, periodistas y religiosos desde el Estado es algo “que está totalmente en contravención de la calidad republicana que muchos de ellos dijeron preservar”, haciendo clara alusión a los ex funcionarios de Juntos por el Cambio. Lo que hicieron ellos, añadió, es “de una dictadura”. “Me da vergüenza que las peores prácticas de una dictadura se ejerzan en democracia. Me da asco”, sentenció.

Reforma judicial y legalización del aborto

Por último, el mandatario aseguró: «en los próximos días enviaré al Congreso el proyecto de ley de reforma judicial”, proyecto que había prometido durante su asunción y en la apertura de sesiones ordinarias en marzo de este año. “Tenemos que trabajar para tener una mejor Justicia en todas las instancias, porque eso es algo que reclaman los argentinos”, puntualizó.

Fernández confirmó también que en los próximos días designará formalmente a Cristina Camaño como directora de la Agencia Federal de Inteligencia y aclaró: “No abdiqué en mandar también el proyecto de ley del aborto, sino que postergué su envío por la urgencia” desatada tras la pandemia. “No lo dejé de lado, es un tema importante a resolver”, subrayó.