La excepción de cumplir la cuarentena y sus normas modificatorias aplica a quienes viajaron al exterior por razones laborales o comerciales. Deberán tener las dos dosis de la vacuna contra el coronavirus y PCR negativo antes del embarque

Exceptúan a viajeros de cumplir con la cuarentena al regresar del exterior. El Gobierno nacional exceptuó este viernes de realizar la cuarentena a los argentinos que hubieran viajado al exterior por “razones laborales o comerciales”, al solo efecto de “la reanudación de dichas actividades en el país”. La decisión fue publicada en el Boletín Oficial, con la firma del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y de la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

La excepción de cumplir la cuarentena “prevista en el artículo 7°, inciso d) del Decreto N° 260/20 y sus normas modificatorias” aplica a quienes hubieran “viajado al exterior por razones laborales o comerciales” y al “solo efecto de la reanudación de dichas actividades en territorio argentino”, indica el primer artículo de la norma.

Para estar exentos, los interesados se deberán cumplir además una serie de requisitos. Primero, deberán “acreditar esquema de vacunación completo, con una antelación de por lo menos 21 días a su ingreso al país”. Las personas vacunadas en territorio nacional lo consignarán en la declaración jurada exigida por la Dirección Nacional de Migraciones mientras que quienes se hayan vacunado en el exterior, lo acreditarán con la documentación respaldatoria que adjuntarán a la declaración jurada.

viajeros exterior

Además, deberán hacerse una prueba PCR negativa “en origen”, dentro de las 72 horas previas al embarque. Una vez en el país, para el ingreso, deberán someterse a un test rápido de antígenos, y luego deberán realizarse dos pruebas PCR más: una al quinto día y la otra al décimo día, computados desde la realización del primer test, cuyos resultados deberán ser negativos. El costo de los tests a los que se ha hecho referencia quedará a cargo de la persona que ingrese al país.

También deberán “desarrollar sus actividades laborales y/o comerciales extremando la observancia de las medidas de prevención y cuidado, por el plazo de 10 días computados desde la toma de muestra de la prueba PCR negativa en origen, realizada dentro de las 72 horas previas al embarque”.

Asimismo, se deberá consignar en la declaración jurada el “motivo laboral y/o comercial del viaje de que se trate y los datos del empleador, contraparte comercial o referente de la actividad comercial y/o laboral en cuestión, adjuntando la certificación y/o la documentación respaldatoria pertinentes”. Dicha documentación deberá ser conservada por el ingresante al país, para su exhibición a requerimiento de la autoridad competente.

Además, la jurisdicción del domicilio del ingresante deberá controlar el cumplimiento de esta disposición.

Por otra parte, el artículo 2 de la resolución establece que las personas extranjeras no residentes autorizadas para desarrollar una actividad laboral o comercial esencial para la que fueron convocadas, “no deberán cumplir con la cuarentena prevista en la Decisión Administrativa N° 2252/20, y normativa complementaria, en tanto den cumplimiento a las condiciones establecidas en el artículo 1° de la presente”.

Las razones detrás de la decisión

La responsable de Migraciones, Florencia Carignano, brindó otros detalles sobre la disposición en un reportaje concedido a Infobae. Consultada sobre por qué el Gobierno tomó esta decisión, Carignano dijo que “se da en el marco de las pequeñas flexibilizaciones que nos va permitiendo la situación epidemiológica a nivel nacional con la baja de casos y el aumento en la cantidad de vacunados“.

En relación a las fronteras terrestres, dijo que “va a existir la posibilidad de abrir corredores seguros, siempre y cuando las provincias los soliciten”. “Si una provincia solicita la apertura de un corredor terrestre, eso se aprobará de acuerdo a las condiciones que nosotros le solicitamos”, explicó.

Sobre la situación de aquellos viajeros que quedaron varados en el exterior por las restricciones para el ingreso al país, explicó que del cupo de 1700 personas autorizadas por día, “el Estado se ha reservado un cupo de 100 pasajeros priorizados, para aquellas personas que llegado el caso de que no consigan subir a un avión y son mayores de 60 años”. Lo mismo con “las parejas que tienen hijos pequeños o personas que padecen una enfermedad grave; el Estado los prioriza y les solicita a las empresas aéreas que sí o sí suban al avión”.

Además precisó que las empresas aéreas son las encargadas de contactar a los viajeros para coordinar el regreso, y que “quizás las empresas fallan al contactar a esas personas, no las encuentran en el contacto que les dejaron, dan positivos en los PCR”. “Lo cierto es que algunos vuelos especiales llegaron con la mitad del pasaje o a menos de la mitad. Hoy por hoy no están entrando todos los días 1.700 personas, son menos. Hay un problema de coordinación”, puntualizó.

También contó que en aquellas provincias que solicitaron recibir vuelos internacionales, como Córdoba, Mendoza y Salta, es probable que puedan autorizarlos desde Nación. “Si ellos cumplen con las condiciones migratorias que nosotros exigimos como las condiciones epidemiológicas que solicita el ministerio de Salud podrán recibir argentinos en sus aeropuertos. Podría entrar alguno de estos aeropuertos en la prueba piloto que se hará con el ingreso de turismo extranjero desde el mes que viene”.