El ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, se refirió a la situación crítica en las villas por la pandemia.

El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, hizo alusión en una entrevista con la señal A24 a la situación que se vive en la Villa Azul de la zona sur del conubrano bonaerense: «Esto es peor que una explosión nuclear, porque en una explosión nuclear uno puede medir en tiempo real la radioactividad, pero nosotros estamos siempre 14 días atrasados«, disparó.

«No generemos conflictos. A esta gente hay que abrazarla, entenderla y acompañarla. Esto no es un leprosario. Son pacientes que hoy están enfermos, se van a curar y mañana le puede tocar a cualquiera de nosotros y por eso tenemos que ser solidarios», agregó el titular de la cartera de Seguridad provincial, y luego se refirió a las condiciones de vida en las villas miseria de Buenos Aires: «Estamos hablando de la problemática de vivir en un pasillo de 70 centímetros».

Al ser consultado sobre el reclamo de algunas personas de que se levante la medida del aislamiento obligatorio, Berni aseguró: «Es un esfuerzo físico, mental, económico. Las pymes están siendo muy castigadas por esta pandemia. Tengo policías que no ven a sus hijos hace tiempo. Pero estamos haciendo lo posible para que el riesgo sea el menor posible, la gente tiene que saber que la estamos cuidando».

Berni informó que en la Villa Itatí, barrio lindero de Azul, ya hay 22 personas infectadas. En este asentamiento, ubicado al otro lado del Acceso Sudeste, vive mucha más gente concentrada en condiciones aún más precarias. Y los casos se siguen sumando en los vecindarios más humildes del conurbano.

Para comparar la situación en los barrios vulnerables del conurbano, Berni utilizó una analogía: «Esto es como el Titanic. Tenemos el iceberg en frente, tenemos que decidir si chocamos de frente, de costado o de atrás. El choque es inevitable», finalizó.