Buenos Aires, Mendoza y San Juan superan el 90% de ocupación de camas de las terapias intensivas, según el relevamiento de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva la Ciudad.

La ocupación de camas de terapia intensiva en los centros de salud de la ciudad de Buenos Aires y las provincias de Buenos Aires, Mendoza y San Juan ya superan el 90%, según un relevamiento realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) a hospitales públicos y privados de todo el país el 30 de abril que, si bien no contempla a todas las instituciones, se trata de una representación bastante fiel de la realidad de muchos centros de salud. En la consulta respondieron en forma voluntaria la entrevista 171 Unidades de Terapia Intensiva (UTIs), de las cuales 90 (54%) eran de hospitales públicos y 81 (47%) de privados, lo que representa un total de 3.246 camas, observándose una tasa de ocupación promedio del 87% a nivel nacional.

De esa ocupación, el porcentaje de pacientes internados con Covid-19 fue del 61%, de los cuales el 79% requirió Asistencia Respiratoria Mecánica (ARM). La capacidad de expansión promedio de estas instituciones era del 14%. El informe, que aclara que «es sólo una muestra, por lo que no es prudente extraer conclusiones por encima de las estadísticas oficiales».

De las que superaron el 90%, la región más crítica es el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde respondieron la encuesta 47 UTIs que representan 1.139 camas, en las cuales la ocupación al 30 de abril era del 97% promedio (Buenos Aires 95% y Ciudad de Buenos Aires 96%). En la encuesta, la SATI informa que «el 64% de las instituciones (públicas 59% y privadas 68%) no contaban con ninguna cama disponible».

«El porcentaje de pacientes con Covid-19 en estos centros de salud fue de 77,7%, y el requerimiento de ARM fue del 84%. El porcentaje de expansión de camas fue del 7%», describieron. En referencia al promedio de edad, este informe arrojó que fue de 54 años con un margen de más o menos de 9 años, un año más que lo que había arrojado el informe anterior de mediados de abril.

Otro punto importante que relevó la encuesta fue el régimen de visitas. Más de la mitad de las instituciones permitió vistas (52%), el 26% no permitió ninguna y el 21% sólo la visita «del último adiós». En relación al faltante de insumos y fármacos, sólo el 20% de las instituciones encuestadas respondió no haber tenido ningún faltante; el resto expresó haber tenido dificultades con al menos uno de estos insumos: el 27% indicó faltante de sedantes; el 16% de bloqueantes neuromusculares, y el 11% de analgésicos.